El acuerdo del G7 para reformar el sistema fiscal global “es un paso acertado”

El acuerdo del G7 para reformar el sistema fiscal global “es un paso acertado”
Networking
La Confederación Internacional Sindical (CSI), que tiene 200 millones de trabajadoras y trabajadores afiliados en todo el mundo y cuenta con 332 organizaciones afiliadas nacionales, considera “es un paso acertado” el anuncio del G7 para reformar el sistema fiscal global.

El anuncio del acuerdo realizado por los ministros de Economía de los siete países ha marcado la agenda política global. La CSI también ha reaccionado, a lo que algunos consideran una decisión histórica, templando el asunto y en la perspectiva de mantener cierta presión en el proceso de ratificación que tendrá lugar en la reunión G20 del 8 al 10 de julio.

Queda por delante conocer y valorar los detalles del pacto alcanzado por las principales países industrializados. Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido y Estados Unidos por fin comparten que ya tocaba realizar una reforma fiscal. No se sostiene por más tiempo y en este difícil tiempo que vive la Humanidad, que las empresas multinacionales siguieran burlando los ejercicios de solidaridad y las aportaciones que deben realizar por la obtención de sus enormes beneficios en cualquier parte del mundo.

En este sentido, la CSI estima que será muy relevante saber el umbral de beneficios que activaría el impuesto, el porcentaje que se aplicaría y si la iniciativa conseguirá que las grandes empresas tecnológicas, en particular, empiecen a pagar tipos impositivos justos.

“Se trata de un paso en la dirección correcta, pero no va lo suficientemente lejos. Un impuesto del 15% es mucho menos de lo que la mayoría de los trabajadores pagan por la totalidad de sus ingresos. Y no se ajusta a las indicaciones iniciales de más del 20%, además de estar por debajo de los tipos del impuesto de sociedades de muchos países”, ha señalado Sharan Burrow, secretaria general de la CSI.

Para abordar el proceso de recuperación y resiliencia de la pandemia, atender la desigualdad y el empobrecimiento, fortalecer los servicios públicos esenciales y atender el cuidado del planeta, es esencial disponer reglas del juego globales que posibiliten una política adecuada para atender las necesidades y disponer recursos económicos.

“Con casi 3000 multimillonarios en el mundo, ha llegado el momento de los impuestos sobre la riqueza, así como la asignatura pendiente de los impuestos sobre las transacciones financieras, que generarían ingresos y reducirían la especulación”, ha subrayado Burrow.