El arte de motivar

El arte de motivar

Motivar es cambiar las prioridades
de una persona (Claxton)

Tenemos que recurrir a la motivación cuando previamente nos hemos cargado la capacidad natural de asombro de los niños. A los niños pequeños no hay que motivarles porque les mueve una necesidad connatural y muy profunda de hacer, de aprender, de moverse y de realizarse.

Por eso, motivar no debería ser tanto una necesidad cuanto un arte. Motivar es el arte, la habilidad de partir de lo que los alumnos quieren y desean aprender, para llevarles a aquello que, de entrada, tal vez no están interesados en aprender o no tienen conciencia aún de la necesidad de dichos aprendizaje.

Motivar es mover a alguien hacia algo. La motivación siempre rompe o quiebra una determinada inercia. Para aprender hay que moverse. Y para moverse hay que emocionarse. Motivación, aprendizaje y emoción están estrechamente vinculados.

Contenido exclusivo para personas o entidades suscritas. Para seguir leyendo introduce tus datos o suscríbete aquí. Si no los recuerdas, haz clic aquí