Somos

Somos

La empatía que quiere ser refugio
en el resquicio de tu voz,
se hace presencia
porque hay un indeleble signo que nos hermana,
aunque nos cerquen
estas horas convulsas
que irrumpen con augurios desabridos.

Nos asomamos a la escena
donde la soledad, que nos excluye
del diálogo, hizo mutis.
Sentimos con los otros
las trabas que nos pone
la vida,
y tristes nos quedó ese duelo en el alma.

Contenido exclusivo para personas o entidades suscritas. Para seguir leyendo introduce tus datos o suscríbete aquí. Si no los recuerdas, haz clic aquí