El Evangelio para una sociedad en cambio

El Evangelio para una sociedad en cambio
Cuando redacto estas líneas está a punto de salir publicado un documento de la Conferencia Episcopal Española sobre «las líneas de acción pastoral para los próximos cinco años». Según declaraciones del secretario general, Luis Argüello, en ese documento los obispos se plantean cómo evangelizar en la actual situación española que vive un cambio de época.

Es evidente que en nuestra sociedad se está dando un cambio cultural en la forma de pensar y de vivir. Un cambio en la moral y en la religión. Y la Iglesia no debe permanecer insensible a este cambio. Sencillamente porque solo el reinado de Dios o fraternidad universal es absoluto, y la Iglesia debe estar en función de ese reinado. Se constituye en la misión que solo tiene lugar en el mundo; por eso el mundo pertenece a la constitución de la Iglesia.

En sintonía con el papa Francisco, los obispos optan por una Iglesia que «busca ponerse en salida misionera». Es decir una Iglesia no preocupada por sus apariencias de poder, por su presencia pública como una entidad deslumbrante que se impone por la fuerza. Esto implica una conversión al Evangelio. Una búsqueda de nueva presencia pública en actitud de pobreza evangélica y servicio: «Hacerse prójimo de las personas con las que compartir su espacio, trabajo, vocación y misión». Una Iglesia en salida que propone el papa Francisco supone un cambio una conversión pastoral de la Iglesia que implicará, no solo un crecimiento en la fe como experiencia vivida personal y comunitariamente, sino también un cambio de formas de gran calado en las estructuras eclesiales.

Contenido exclusivo para personas o entidades suscritas. Para seguir leyendo introduce tus datos o suscríbete aquí. Si no los recuerdas, haz clic aquí