Espiritualidad cristiana en pandemia

Espiritualidad cristiana en pandemia
Foto | Mufid Majnun (unsplash)
La pandemia causada por el coronavirus vino a nivelar la humanidad. Y a suscitar serias cuestiones éticas. No hace distinción de clase. Y es, en estos momentos de crisis, cuando las personas se revelan como son (1).

La cuestión ética fundamental que la pandemia trae es en relación al valor de la vida humana. Para el capitalismo es cero, a menos que cuente con elementos valioso para el mercado y esté robustecida por bienes patrimoniales y financieros.

Ahora, el espectro de la muerte nos nivela. La letal devastación que ha ocurrido ocupa prácticamente todos los boletines de noticias. Todos estamos obligados a redimensionar nuestros criterios, valores y hábitos. Hasta las naciones más ricas descubren que el dinero no es suficiente para evitar la pandemia. Solo la ciencia es capaz de detenerla, pero estaba muy ocupada en descubrir cómo aumentar las ganancias de las empresas de cosméticos, al paso que faltaban recursos para combatir el hambre y el calentamiento global.

Contenido exclusivo para personas o entidades suscritas. Para seguir leyendo introduce tus datos o suscríbete aquí. Si no los recuerdas, haz clic aquí