José Soto: «No he parado de reclamar justicia por lo que nos han hecho»

José Soto: «No he parado de reclamar justicia por lo que nos han hecho»
Entre 1959 y 1981 funcionó a pleno rendimiento la Fábrica de Uranio de Andújar (FUA). Las 126 personas que allí trabajaban estuvieron expuestas a las radiaciones ionizantes que provocaba la extracción del uranio con una total inseguridad, lo que les provocó diversas enfermedades, principalmente cáncer, que acabaron con la vida de casi todas ellas.

Han pasado 40 años desde el cierre de la fábrica y aún no se ha hecho justicia con estas personas y sus familiares. noticias obreras ha hablado con José Soto, presidente de la Asociación de Extrabajadores de la Fábrica de Uranio de Andújar que, a sus 81 años, confiesa que se siente cansado y a punto de tirar la toalla después de toda una vida en lucha.

¿Cuándo empezó la lucha por sus derechos?

Yo llevo toda la vida, porque ya cuando estaba trabajando en la fábrica, como no me gustaba cómo marchaban las cosas y lo que se estaba haciendo, me metí dentro del comité. Luego vino todo lo demás y desde entonces no he parado de reclamar justicia por lo que se ha hecho con nosotros.

¿Cómo afectó todo esto a su vida?

Yo no he podido nunca trabajar después de mi paso por la FUA. Cuando me presentaba a la empresa que fuera, como había estado tantos años expuesto a las radiaciones, no quería contratarme nadie. No he podido volver a trabajar en ningún sitio. Y hasta que no he llegado a la edad de jubilación no he tenido una pensión, que además es muy pequeña porque solo coticé los 22 años que trabajé en la fábrica. La mayoría de mis compañeros ni siquiera pueden contarlo.

Contenido exclusivo para personas o entidades suscritas. Para seguir leyendo introduce tus datos o suscríbete aquí. Si no los recuerdas, haz clic aquí