La Conferencia Episcopal acompaña la Jornada Mundial del Trabajo Decente

La Conferencia Episcopal acompaña la Jornada Mundial del Trabajo Decente
Coincidiendo con la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, la Oficina de Información de la Conferencia Episcopal Española ha publicado el comunicado de Iglesia por el Trabajo Decente y difundido el testimonio del militante de la HOAC, Manolo Copé.

El episcopado acompaña la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente, en su esfuerzo por “promover el trabajo decente e impulsar la economía del cuidado”, como se recoge en sus orientaciones y líneas de acción pastoralFieles al envío misionero“, aprobado recientemente.

En su información, plasman la experiencia de un militante de la HOAC, durante su etapa como trabajador de la Federación de Servicios de CCOO, Manolo Copé, y su relación con la caridad política que brota de la experiencia de fe.

“En nuestro proyecto personal de vida militante, hay una dimensión político-social en la que intentamos dar respuesta a la llamada que nos hace la Iglesia a evangelizar el mundo del trabajo”, se puede leer.

Evangelizar el mundo del trabajo

“Siendo militante de la HOAC, –explica Manolo Copé– el compromiso cristiano en el mundo del trabajo surge de manera natural. En nuestro proyecto personal de vida militante, hay una dimensión político-social en la que intentamos dar respuesta a la llamada que nos hace la Iglesia a evangelizar el mundo del trabajo”.

Copé nunca ha ocultado que es creyente, “se trata de ser tú mismo, una persona que trata de ser coherente, honrado, haciendo bien su trabajo allí donde está”. Reconoce que “en algunos momentos, hay compañeros y compañeras un poco hostiles con la Iglesia”. Pero, por lo general, la mayoría de las personas son muy receptivas a los planteamientos que se hacen desde la Iglesia, cuando realmente defiende los valores del bien común y de la dignidad de los trabajadores”, señala.

La nota de la Oficina además recoge también las acciones desplegadas en la Iglesia a favor de un trabajo digno, sostenible e inclusivo al citar los 402 centros con los que cuenta para promover el trabajo, de los que se han podido beneficiar 143.413 personas, según los datos de la Memoria anual de actividades 2019.

Además se destaca que el empleo digno sigue siendo una de las principales demandas que las personas dirigen a la Iglesia en su conjunto, por detrás de la alimentación y la vivienda.