Una ola ciudadana reclama recuperar, cuidar y proteger el Mar Menor

Una ola ciudadana reclama recuperar, cuidar y proteger el Mar Menor
Miles de personas recorrieron anoche las principales calles de Murcia para reclamar la recuperación del Mar Menor.

Ciudadanos procedentes de los municipios ribereños del Mar Menor, especialmente de Los Alcázares, junto con otros llegados de distintas poblaciones y de la propia capital, han recorrido las calles, la Gran Vía de Murcia, la Plaza Redonda hasta acabar frente a la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente, en la que se ha leído un manifiesto.

En un ambiente festivo, ha sido una de las manifestaciones más numerosas que se recuerdan en la capital murciana y en la que el protagonismo lo ha tenido la propia sociedad civil de la Región de Murcia. Los organizadores pidieron a los representantes de los partidos políticos que se sumaran a la manifestación, pero sin pancartas, para que se respetase el protagonismo ciudadano, como así ocurrió.

La movilización ha permitido ampliar las luchas y reivindicaciones de otras plataformas, cuyo objetivo es la defensa del medio ambiente, como la plataforma «Salvemos el Arabí», de Yecla, que denuncia la construcción de macrogranjas; y las que denuncian la explotación de los acuíferos de zonas del interior, del noroeste de la región.

Nunatak ha interpretado, junto a varios artistas murcianos, el tema Sol y sal, lanzado para recoger firmas por la ILP del Mar Menor y convertida en himno de la lucha en defensa de la laguna.

Manifiesto

“Estamos aquí esta tarde porque, este verano, el Mar Menor volvió a escupirnos a la cara el maltrato y la indiferencia al que se le ha sometido durante tantas décadas.

Estamos aquí porque la mayor laguna litoral hipersalina de España, y una de las mayores del Mediterráneo y de Europa, ha ido deteriorándose y enfermando, como consecuencia de la avaricia de unos y la incompetencia y connivencia de otros.

“El Mar Menor está mejor que nunca y no vamos a reducir regadíos…”, “El Mar Menor está mejor que nunca, y con mucha pesca. Que se lo pregunten a los pescadores”, nos aseguraba el Consejero de Agricultura hace unos años… mientras su gobierno seguía sin aportar soluciones reales a los problemas del Mar Menor

Negaron que existiera contaminación por nitratos de origen agrícola. Dijeron que no había rigor científico… Y tras el episodio de “sopa verde” de 2016 decidieron malgastar la financiación pública en medidas inútiles mientras seguía sin actuarse en el origen del problema…. Y aseguraban en 2018 que el Mar Menor estaba bien, que estaba muy bien…

El Gobierno regional no ha parado de mentirnos sobre la salud del Mar Menor y nos ha mentido sobre el origen de su estado crítico.

Y mientras la Confederación Hidrográfica del Segura ha estado mirando para otro lado, y permitiendo e incluso regularizando, nuevos regadíos ilegales con grandes infraestructuras de desalación pagadas con fondos públicos.

Científicos, investigadores y organizaciones de defensa de la naturaleza hemos estado advirtiendo que el Mar Menor seguía empeorando. Hemos denunciado que no se hacía cumplir las leyes, y que el excesivo desarrollo urbanístico, la contaminación por residuos mineros, el colapso de las redes de alcantarillado, la excesiva presión náutica y la mala ubicación de puertos deportivos, entre otros, estaba acelerando el colapso del Mar Menor.

Pero en octubre de 2019, hace casi 2 años, el Mar Menor nos devolvió a la realidad lanzando toneladas de cadáveres a las orillas de la zona norte: entonces dijeron que había sido la DANA. El Gobierno regional y algunos de sus asesores decían que era consecuencia de las lluvias torrenciales, y que se estaban tomando las medidas adecuadas. Sin embargo, no se adoptaron medidas en origen, no se frenó la contaminación por fertilizantes.

Y hoy estamos de aquí, de nuevo miles de personas exigiendo soluciones reales, porque el Mar Menor, y millones de peces y otros animales se arrojaron en el mes de agosto de este año a las orillas para pedirnos desesperadamente que actuásemos ya. Volvieron a demostrarnos que no era cierto lo que nos decían los responsables públicos, que esta vez culparon a las altas temperaturas e intentaron convencernos de que los culpables eran otros.

Estamos aquí porque no fue suficiente con que más de 50.000 personas pidiésemos en Cartagena hace dos años que había que actuar con urgencia para evitar la muerte del Mar Menor. Sin embargo, hace poco más de mes y medio se han repetido las escenas dantescas de peces muriendo por falta de oxígeno. Imágenes que han sido difundidas en todo el Mundo, para la vergüenza de la Región de Murcia.

Y el Gobierno regional, que ha despreciado las protestas ciudadanas una y otra vez, aprobó tras la mortandad, aceleradamente, medidas tímidas sobre fertilización agrícola alrededor de la laguna, pero no en el resto de la cuenca, y ahora pide dragar canales sin tener siquiera los proyectos ni el aval científico. Demanda más financiación de Europa, mientras incumple las Leyes que afectan al Mar Menor y se eternizan los expedientes sancionadores.

Por eso, pedimos al Gobierno del Estado que no conceda las competencias de Costas a un Gobierno que acabó con la Ley del Mar Menor de 1989 y desprotegió miles de hectáreas para permitir su urbanización. Un Gobierno que un día se declara a sí mismo incapaz de ejercer sus propias competencias, y al día siguiente pide que el Estado le ceda las suyas.

Exigimos a la CHS y a la Comunidad Autónoma que procedan con urgencia al desmantelamiento de las más de 8.000 ha de regadíos ilegales, esos que aseguraban que no existían, así como la aplicación de las medidas de control de la agricultura intensiva aprobadas en la Ley del Mar Menor.

Pedimos al Ministerio para la Transición Ecológica que no traslade el problema del Mar Menor al Mediterráneo, y que priorice las medidas que garanticen el fin de la entrada de nutrientes a través de la rambla del Albujón principalmente. Si fuera necesario, asumiendo parte de las competencias de Medio Ambiente que afectan al Mar Menor que el Gobierno regional no cumple, y poniendo en marcha actuaciones basadas en la naturaleza.

Exigimos la puesta en marcha de un Comité de Participación del Mar Menor, no manipulado por la Comunidad Autónoma, coordinado también por representantes del Estado y con presencia de investigadores realmente independientes, incluyendo observadores externos.

Pedimos que la Unión Europea deje de mirar para otro lado, y actúe de verdad para solucionar los problemas causados por incumplir sus leyes, y que controle que la mayoría de los fondos europeos no se utilicen para seguir subvencionando desmesuradamente a la agroindustria que degrada el Mar Menor, ni a obras inútiles o poco eficaces.

Y pedimos que las investigaciones judiciales no se eternicen, sin perder el rigor ni la independencia, y terminen contribuyendo, de verdad, a depurar las responsabilidades por el daño ambiental, económico y social incuestionable.

Agradecemos a las miles de personas, colectivos y asociaciones que, especialmente durante los dos últimos años, estáis haciendo que la voz del Mar Menor llegue hasta los últimos rincones del Planeta. Así mismo nuestro profundo agradecimiento a todas las personas que habéis recogido firmas y firmado para que una Iniciativa Legislativa Popular consiga reconocer personalidad jurídica al Mar Menor y le otorgue derechos, en una propuesta pionera en Europa y conectada con un movimiento mundial de Derechos para la Naturaleza. Seguiremos necesitando vuestra ayuda para seguir denunciando a quienes van a intentar lavar su imagen sin cambiar las malas prácticas de siempre.

No podemos permitir otra mortandad masiva como la de este verano. No podemos dejar una herencia así a nuestros hijos, ni un recuerdo tan triste a nuestros mayores… Ocurra lo que ocurra a nivel político, debemos seguir peleando para que el Mar Menor vuelva a parecerse al de hace algunas décadas… al Mar Menor de nuestros sueños. Poder caminar por sus orillas orgullosos de que hemos hecho lo posible para ganarnos su cariño, para devolverle tantas formas de vida perdidas, para morirnos un día tranquilos de que la vida continuará sin más peligros ni sobresaltos que los que la Naturaleza les depare a quienes vengan detrás.

Por último, pedimos, exigimos, que los responsables de este desastre durante las últimas décadas, y desde la mortalidad de 2019, asuman su responsabilidad y dejen a otros que hagan el trabajo que venimos pidiendo desde hace varias décadas. Estos responsables tienen nombre y apellidos y todos los conocéis.

Terminamos esta manifestación los ciudadanos y ciudadanas de esta región diciendo:

NO vamos a permitir que el Mar Menor se nos muera.

NO vamos a desistir hasta que se apliquen las medidas necesarias, eficaces y en el origen de los problemas.

NO pararemos hasta que se cumplan las Leyes y se aplique el principio de “quien contamina paga”.

Y sobre todo, y para que se enteren de una vez por todas:

¡¡NO PARAREMOS HASTA VOLVER A TENER UN MAR MENOR VIVO!!

Para nuestra generación y para las generaciones futuras.

SOS MAR MENOR”