Encierro vecinal, con apoyo de entidades cristianas, en el Centro de Salud de Villaverde de Madrid

Encierro vecinal, con apoyo de entidades cristianas, en el Centro de Salud de Villaverde de Madrid
Un grupo de vecinos y vecinas, entre los que se encuentran integrantes de colectivos cristianos, ha acampado en el aparcamiento del Servicio de Urgencias de Atención Primaria (SUAP), del barrio de Los Ángeles para protestar contra el cierre de las urgencias, cerrados desde marzo de 2020.

En el encierro, que va camino de cumplir una semana, han confluido integrantes de la cercana parroquia de santa Bibiana, de dónde proceden de las sillas del improvisado campamento, y de otras entidades eclesiales, junto con los miembros de partidos políticos, asociaciones vecinales, sindicatos y otras entidades sociales en defensa de la sanidad pública.

Los vecinos y vecinas llevan tiempo, un año, los de Villaverde y casi dos, los de Carabanchel, protestando contra el cierre de las urgencias de la primaria, la falta de personal en los ambulatorios y la exclusión de inmigrantes en la sanidad pública, con concentraciones a las puertas del centro de salud cada jueves.

“Como cristianos tenemos que estar acompañando la lucha contra las injusticias y salir de las Iglesias cuando sea necesario para unirnos a otros colectivos que defienden la dignidad y fraternidad, con respeto mutuo por las diferencias”, explica una militante de la HOAC de Madrid, vecina del barrio.

“Defendemos la universalidad de la sanidad pública, sin discriminaciones las personas migrantes y empobrecidas, iguales en derechos y dignidad, pero también el trabajo en condiciones decente para el personal sanitario, sobrecargado ante la falta de contrataciones para cubrir las vacantes y sin apoyo de la administración”, añade, para concluir que “Jesús está donde está el pobre, donde se juega la dignidad”.

Las declaraciones de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, negando el cierre de las urgencias de atención primaria, terminó por caldear más si cabe, los ánimos de los manifestantes. Tras una larga lista de concentraciones, el pasado jueves se dieron cita nuevamente a las puertas del centro a partir de las 19:30 horas, pero en esta ocasión el fueron un paso más allá.

El campamento se mantendrá, aseguran desde la acampada, hasta la protesta convocada el próximo día 9 de junio, cuando hay convocadas dos manifestaciones, desde Villaverde y desde Usera, para confluir en el Hospital 12 de octubre.

También Acción Cultura Cristiana presta su apoyo a esta movilización, que según testimonio de un integrante de la comunidad Diamante, con fuertes vínculos con el barrio, “comenzó de manera casi improvisada y ahora tienen cubiertos los turnos de mañana, tarde y noche hasta el próximo jueves”. “La reacción vecinal es impresionante, no solo con comida y bebida, sino con parasoles, colchones y hasta un generador eléctrico”, comenta esta militante.

Al SUAP, anexo al Centro de Salud de Los Ángeles, siguen llegando personas solas y acompañadas en busca de atención de emergencia que, al comprobar la clausura del servicio, acaban dirigiéndose al hospital 12 de octubre.

También siguen acudiendo al aparcamiento donde está situado el campamento muchas otras personas para conversar un rato, interesarse por la movilización y prestar su apoyo.

 

¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?