Ablaye Ndong, migrante: «Si entramos aquí, lo más importante es poder trabajar para no depender de nadie»

Ablaye Ndong, migrante: «Si entramos aquí, lo más importante es poder trabajar para no depender de nadie»
A mediados del mes de octubre pasado, el Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto para «actualizar y modernizar» los requisitos y procedimientos para las solicitudes de homologación y equivalencia de títulos extranjeros, que podrán realizarse en un plazo máximo de seis meses.

Este decreto permitirá, entre otras cosas, la digitalización del procedimiento a través de la sede electrónica, lo que facilitará este proceso y deberá permitir que los profesionales realicen el seguimiento desde cualquier dispositivo con conexión a internet.

Como tantos, Ablaye llegó huyendo de la nefasta política de su país y buscando una vida mejor. Como tantos, además de enfrentarse a las dificultades del viaje, la entrada en el país y la situación de irregularidad, sufre la injusticia de no poder demostrar que tiene un título de licenciado. Ablaye tiene 30 años, estudió matemáticas, física e informática en Senegal y quiere ser profesor pero es africano y negro.

¿Cuándo llegaste a España, Ablaye?

Estoy en Valencia desde el 6 de junio de 2021 y vivo en una casa de Cáritas con otros chicos migrantes.

¿Por qué dejaste Senegal?

Por la mala política de mi país y porque pagan muy mal. Un profesor de secundaria cobra unos quinientos euros y eso no da para vivir.

¿A qué te dedicas?

Estoy trabajando y estudiando. Trabajo en una empresa de limpieza profesional. Y por las tardes voy a clase.

¿Qué estudias?

Empecé preparando la ESO pero, a los pocos días, en la escuela para adultos se dieron cuenta de que mi nivel científico era más alto incluso que el de las profesoras. Ellas son muy buenas personas. La directora del centro me llamó a su despacho y me propuso que me empezara a preparar también el acceso a la Universidad para mayores de 25 años. En la ESO creo que voy a salir bien, porque solo tengo dificultad con el valenciano. Pero espero que mis buenas notas en ciencias me ayuden a conseguir el título.

¿Qué quieres hacer en la universidad?

Quiero integrarme en el sistema educativo español. Me gustaría obtener un título superior, hacer un máster en matemáticas y después ser profesor en secundaria.

¿Sabes que en España tendrás que hacer una oposición para eso?

En mi país también hay que hacerla. Yo he ejercido dos años de profesor y me gusta mucho.

Y, ¿cuál es el problema, si tienes el título y la vocación?

También puedes leer —  Volver a la frontera sur

Estoy intentando homologar mi título pero es difícil. A las personas latinas les cuesta un poco menos, porque ellas hablan español y sus títulos están en esa lengua. Pero nosotros tenemos que presentar los documentos originales traducidos. Yo no tengo mi título original así que lo he tenido que solicitar para que me lo envíen desde Senegal. Ahora parece que va a llegar. Pero la homologación es lenta. Después tendré que conseguir una traducción jurada para que el Ministerio de Educación lo dé por válido.

¿Cómo te encuentras en la vivienda de Cáritas?

Llegué en septiembre de 2021 y he tenido mucha suerte porque estar en ella me está permitiendo estudiar y trabajar. Desde el principio me acogieron muy bien y me mandaron a clases de castellano.

Con la nueva reforma del
reglamento de la ley de extranjería,
el arraigo por formación tampoco es
demasiado útil para
los africanos

Pero, tú ya habías aprendido castellano en tu país, ¿no?, porque lo hablas muy bien… (Ablaye utiliza un lenguaje muy cuidado en castellano y expresiones que apenas se oyen en boca de un joven de su edad de aquí).

No, yo empecé a estudiar español cuando llegué aquí. En el bachillerato científico en mi país solo se estudia inglés y francés. Pero, desde Cáritas me enviaron a una escuela para adultos donde aprendí a hablar.

¿Qué pedirías al Gobierno?

Las cosas están muy difíciles para nosotros, los africanos. Nosotros solo queremos que se nos facilite poder tener un permiso de trabajo al llegar, para poder vivir de forma autónoma. Si entramos aquí, lo más importante es poder trabajar para no depender de nadie. Si yo no viviera en una casa de Cáritas no podría estudiar y salir adelante. No puedo ser autónomo. Con la nueva reforma del reglamento de la ley de extranjería, el arraigo por formación tampoco es demasiado útil para los africanos. Sí, para los latinos, que pueden formarse nada más llegar porque hablan la misma lengua. Nosotros tenemos que llegar y aprender español lo primero, porque si no, es imposible estudiar.

TÚ CUENTAS

Manda tu historia o danos una pista: redaccion@noticiasobreras.es
WhatsApp: 629 862 283

¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?