Jesús de Nazaret

Jesús y nosotras

Después de tiempo sin vernos, me lo encuentro, me mira, me sonríe, me abraza y me dice: ¡Qué alegría verte! Nos pusimos al día de nuestras vidas, las palabras salían