Acuerdo en la mesa de diálogo social en materia de Dependencia

Acuerdo en la mesa de diálogo social en materia de Dependencia
El acuerdo establece como objetivos prioritarios reducir la lista de espera y los tiempos de tramitación de las solicitudes; asegurar que las condiciones laborales de las personas que trabajan en el sistema para la autonomía y atención a la dependencia (SAAD) son adecuadas; e introducir mejoras en los servicios y prestaciones que garanticen la atención adecuada de las personas dependientes. Incluye un incremento de la financiación del sistema de al menos 600 millones de euros para este año 2021, con una subida de las cuantías del nivel mínimo del 17,4% y la recuperación del nivel acordado.

La Mesa de Diálogo Social en Autonomía Personal y Dependencia, ha alcanzado un acuerdo para el desarrollo del Plan de Choque y el impulso del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia. Este espacio de interlocución, integrado por el Gobierno, los sindicatos CCOO y UGT, y las patronales CEOE y CEPYME, inició su trabajo en julio de 2020, con una regularidad en sus reuniones y con una clara voluntad de alcanzar un acuerdo en torno a la mejora del Sistema de Atención a la Dependencia, según indican fuentes sindicales.

El acuerdo establece objetivos prioritarios de mejora del SAAD para los próximos años, entre los que destacan reducir de forma sustancial la lista de espera y los tiempos de tramitación de las solicitudes; asegurar que las condiciones laborales de las personas que trabajan en el sistema son adecuadas; e introducir mejoras en los servicios y prestaciones que garanticen la atención adecuada de las personas dependientes, preferiblemente mediante servicios profesionales de calidad. Además, se adquiere el compromiso de que la mesa de Diálogo Social pacte propuestas para la revisión del acuerdo de acreditación de centros y servicios del SAAD, que se remitirán para su consideración por el Consejo Territorial. Esta revisión incluirá mejoras que refuercen la calidad de los servicios; las condiciones laborales de las personas que trabajan en ellos; así como la adopción de las medidas necesarias para el cumplimiento de estándares de calidad, incluyendo el posible incremento de los precios de concierto vinculados a la mejora de los estándares de calidad en la atención y el empleo.

Este pacto contempla que a lo largo del 2021 se regulará la figura profesional del Asistente Personal, y que al final de 2022, todas las personas dependientes con grado reconocido que vivan en su domicilio tendrán acceso al servicio de teleasistencia, que pasará a considerarse un “derecho subjetivo” ligado a la condición de dependencia.