Las llamas dejan sin hogar a cientos de trabajadores migrantes de Huelva

Las llamas dejan sin hogar a cientos de trabajadores migrantes de Huelva
Asociación multicultural de Mazagón
El asentamiento donde vivían unas 800 personas migrantes en las afueras de Palos de la Frontera (Huelva) ha quedado reducido, en parte, a cenizas, tras un nuevo incendio que se propagó con rapidez, en la madrugada del viernes 19 de febrero.

Unas 400 personas habrían perdido sus casas improvisadas a partir de plásticos, cartón y materiales de construcción desechados, además de haber perdido alguna de sus pertenecías, en uno de los muchos asentamientos donde se refugian migrantes que esperan encontrar empleo en las campañas agrícolas de la zona.

El Consorcio Provincial de Bomberos desplazó hasta nueve vehículos hasta las cercanías del Polígono San Jorge, para controlar las llamas, que afortunadamente no han provocado daños en las personas. El alcalde de Palos de la Frontera, Carmelo Romero (PP), activó el Plan de Emergencia Municipal (PEM) del municipio, y ordenó la atención de emergencia a las personas afectadas, si bien no ofreció alojamiento temporal. No pudo precisar el origen de este fuego, aunque ha explicado que en otras ocasiones han sido provocados y que a menudo dentro de las propias chabolas hacen lumbre para poder cocinar o calentarse.

Según informa la prensa, el Ayuntamiento de Palos de la Frontera no se plantea buscar una solución habitacional alternativa para poner fin a los asentamientos. “La inmigración ilegal en una competencia del Estado y es el Gobierno central el que debe erradicar el chabolismo y controlar el paso de las fronteras”, afirma el alcalde.

Faltan dispositivos de acogida

Asociaciones de Derechos Humanos han denunciado, no obstante, la “parálisis de las autoridades”. “Nos parece inaudito que un municipio como Palos de la Frontera con superávit año tras año en las cuentas municipales, no se capaz de atender a los trabajadores y trabajadoras afectadas y que tanta riqueza dan a su pueblo con su trabajo”. denuncia Pepa Suárez, portavoz de la Asociación Multicultural de Mazagón.

Las entidades de Derechos Humanos han pedido “una solución habitacional de urgencia y que de una vez por todas estudien y pongan en práctica una solución definitiva a este grave problema habitacional impropio de un estado democrático de derecho”.

Futuro albergue en Lepe

Sin embargo, el municipio de Lepe, gobernado por Juan Manuel González, también del PP, ha presentado un plan para la erradicación del chabolismo que planea la construcción de 500 viviendas temporales, con una inversión inicial de 6000.000 euros.

La Delegación de Huelva de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) valora muy  positivamente la voluntad del municipio de Lepe de poner fin al chabolismo, pero critica que no se haya contado con las personas implicadas ni las asociaciones que trabajan con ellas para definir la mejor estrategia.

De hecho, denuncia que la parcela prevista se encuentra a 2,5 kilómetros del caso urbano, con lo que obligará a los residentes a ir “andando por la carretera o en bicicleta, en el mejor de los casos” y se pregunta “qué sucederá con las  personas que permanecen todo el año entre campaña y campaña, y en caso de producirse más confinamientos o cierres perimetrales de la provincia, como hemos observado en lo que va de año”.

En los momentos intensos de la campaña hay en Lepe aproximadamente 2.000 personas habitando los asentamientos chabolistas y el albergue dispondrá tan solo de 500 plazas, por lo que el proyecto nace con un déficit evidente de plazas.

La solución prevista para Lepe “no responde a la realidad de las personas temporeras y evidencia  una vez más, la falta de coordinación entre los actores, que pretenden solucionar un problema,  sin contar con las personas realmente afectadas y las organizaciones que están en el terreno”, afirma APDHA en Huelva.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.