San José, padre trabajador

San José, padre trabajador
Desde hace un año la pandemia provocada por el coronavirus ha afectado a la vida profesional cotidiana de millones de personas. La falta de trabajo o su precariedad es una preocupación que va más allá de lo puramente económico.

Así lo señala certeramente el papa Francisco en Fratelli tutti al afirmar que el trabajo hace brotar las semillas que Dios ha puesto en cada uno, sus capacidades, su iniciativa, su fuerza. Por eso, el mejor camino para una existencia digna es el trabajo porque no es solo un modo de ganarse el pan, sino también el medio de sentirse corresponsable en el perfeccionamiento del mundo (Cf. n. 162)

Contenido exclusivo para personas o entidades suscritas. Para seguir leyendo introduce tus datos o suscríbete aquí. Si no los recuerdas, haz clic aquí