La nueva facturación eléctrica perjudica a los colectivos más vulnerables

La nueva facturación eléctrica perjudica a los colectivos más vulnerables

UGT denuncia que el modelo beneficia “los bolsillos de las eléctricas” y supone un “desconcierto general” para la ciudadanía. 

El sindicato considera que la nueva forma de cálculo de la factura eléctrica aprobada por el Gobierno afectará negativamente a los tengan “más dificultades para estar informados de los cambios”,  tengan “viviendas menos eficientes” y los que no dispongan de aparatos eléctricos con menor consumo, “porque son más caros y su nivel adquisitivo no se lo permite”.

“Este cambio en la factura –señala la nota– está hecho únicamente para el beneficio de las compañías eléctricas, ya que establece tres tipos de tarifa (la más cara contiene las horas centrales del día) y la parte variable de la factura (la que depende de las horas de consumo de cada persona) supone el 75% del total de la facturación, afectando a las familias más vulnerables” a quienes hay que ofrecerles una protección especial.

Un nuevo modelo poco entendible y complejo

Estos cambios en el modelo de facturación eléctrica afectará a todos los usuarios, aunque los acogidos al Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC) –los que están en el mercado regulado, y que suponen en torno a al 40% de los usuarios– verán implementados los cambios de forma inmediata. El 60% restante, que permanece en el mercado libre –unos 16 millones de usuarios– seguirá rigiéndose con los precios contratados con las eléctricas en sus packs. Esto, a juicio de UGT hará que las eléctricas que compiten en el mercado libre externalicen los riesgos que va a tener el cambio tarifario y, por lo tanto, suban los precios.

La factura establece, en primer lugar, distintos periodos de consumo a lo largo del día: punta, llano y valle. Y, en segundo lugar, trocea los peajes en dos tipos: peajes y cargos, y ambos tendrán una parte fija (subdividida a su vez en dos periodos horarios (punta, llano y valle) y una variable (subdividida a su vez en tres periodos (punta, llano y valle). Es decir, para peajes habrá hasta cinco precios distintos, y para cargos habrá otros cinco precios. Un total de diez precios distintos solo por la parte de peajes y cargos para un usuario doméstico. Además, advierten que a esto hay que añadir el precio de producir la electricidad (lo conocido popularmente como ‘pool’). Es decir, habrá 24 precios distintos por el coste de producir la luz al cabo del día, que, multiplicado por los 10 precios distintos para los peajes, suma hasta 240 precios distintos. Como única nota positiva, desde UGT han señalado que esta nueva tarificación facilita la carga del vehículo eléctrico a un precio reducido.

El nuevo modelo no hace más que añadir complejidad a la factura, con el fin de que el consumidor no entienda el modelo energético actual y las compañías eléctricas facturen más. Cuando la mayoría de los ciudadanos todavía no han conseguido comprender la actual factura, se introducen cambios que conllevan nuevos requisitos y especificaciones.

Esta tarificación perjudicará, según indican desde el sindicato, las prácticas desarrolladas en el confinamiento, como es el teletrabajo, que se realiza durante las horas centrales del día y cuyo alto coste debe ser asumido por la empresa; o la educación a distancia, aumentando su consumo en las horas más caras. Y los efectos serán muy diferentes según la tipología de cada hogar, la distribución de consumos, el conocimiento de las nuevas modificaciones y el esfuerzo que se haga para modificar los hábitos de consumo.