El Apostolado del Mar reitera, en el día de la Virgen del Carmen, la necesidad de cuidar a los trabajadores

El Apostolado del Mar reitera, en el día de la Virgen del Carmen, la necesidad de cuidar a los trabajadores
En el Día de las gentes del mar, en la fiesta de su patrona, la Virgen del Carmen, el obispo de Tui-Vigo y responsable de ‘Stella maris’ Luis Quinteiro Fuiza, (Apostolado del Mar) ha hecho un llamamiento a cuidar a los trabajadores del mar, frente al abusos, las injusticias, la piratería y el terrorismo.

Quinteiro hace suyas las palabras del papa Francisco en el encuentro con el apostolado del mar, Stella Maris, en el aniversario de su centenario, cuando pidió “escuchar el corazón de las gentes del mar”, y “esforzarse para abordar los problemas de las gentes del mar”.

En concreto, citó “la trata de seres humanos, en el trabajo forzado y en la violación de los derechos humanos y laborales de tantos hombres y mujeres que viven y trabajan en los mares. Con vuestro servicio podéis contribuir a devolver a estas personas el sentido de su dignidad”..

Recordó Francisco que “son muchas las fragilidades en el mundo del mar y sus trabajadores”, al tiempo que destacó que era “un mundo precioso para la humanidad en términos de economía, de comercio, de alimentación y de protección del medio ambiente”.

El obispo Quinteiro ha reiterado el compromiso del departamento que dirige: “Seguiremos remando juntos en los caminos de la dignidad y de la justicia, de la libertad y de la solidarida”, con el objetivo de “estar cerca de cada uno de los hombres y mujeres del mar para deciros que no estáis solos, que no estáis olvidados”.

El apostolado del mar ya está presente de un modo muy cercano en las parroquias marineras, en los puertos de mar atendiendo a los marineros y a sus familias, visitando los barcos cuando llegan con marineros que no conocen la lengua y que necesitan cosas urgentes y la compañía de gente amiga.

De ahí que Quinteiro haya aprovechado este día para insistir en que quienes forman parte de este apostolado se esfuerzan por “impulsar cada día la presencia de la Iglesia en cada puerto, en cada pueblo marinero, en todas nuestras parroquias cercanas al mar, porque la luz de la fe es el mejor camino para luchar por la dignidad de la vida de nuestras gentes del mar”.