Protagonizar los cambios, cuidar y cuidarnos para salir mejor de esta crisis

Protagonizar los cambios, cuidar y cuidarnos para salir mejor de esta crisis
Tres claves sintetizan los diálogos de las jornadas de reflexión y profundización de los cursos de verano de la HOAC: poner el foco en “la vulnerabilidad en la que se encuentran los sectores más empobrecidos del mundo obrero”; tender puentes entre las distintas organizaciones del mundo obrero “que anhelan una utopía de fraternidad y justicia” y protagonizar los cambios; y “cultivar la caridad política” que permitan hacer vida los principios de la Doctrina Social de la Iglesia (DSI) para “promover que las instituciones velen por el bien común y el cuidado” de la casa común.

Concluyen las jornadas de profundización y diálogo de los Cursos de Verano de la HOAC, movimiento de trabajadoras y de trabajadores cristianos, desarrolladas, por primera vez, íntegramente por Internet y que ha permitido el encuentro, en estas condiciones, de cerca de 300 personas entre militantes y simpatizantes de esta organización de la Iglesia. Este formato ha permitido que dirigentes del Movimiento Mundial de Trabajadores Cristianos pudieran participar y trasladar un mensaje de solidaridad y de aliento “para seguir cuidándonos juntos”.

¿Salir mejores o peores de la crisis?

Es un insistencia del papa Francisco plantear la disyuntiva de que de esta crisis se sale peores o mejores, pero no igual. Esto requiere abrir diálogos y compartir experiencias que permitan a todos ser parte de la solución. Así, se han analizado las consecuencias del impacto de la pandemia y de los retos que tiene por delante la sociedad y la Iglesia. Reflexiones que revelan pistas para orientar nuevos caminos para la búsqueda de la justicia social, así como para construir solidaridad y fraternidad, especialmente “con nuestros hermanos y hermanas del mundo obrero y del trabajo”. La pandemia “que aún se muestra con crudeza, ha empeorado la situación del mundo del trabajo golpeando mucho más a aquellos trabajadores y trabajadoras con peores empleos y situaciones de precariedad y vulnerabilidad”, según denuncia el comunicado de conclusión.

Protagonizar los cambios, tender puentes, cuidar y cuidarnos

En este sentido, el profesor Sebastián Mora plantea, en síntesis, que hay razones para anhelar y comprometernos en la construcción de una sociedad nueva. En esta idea, el doctor de Humanidades, Jordi Mir García, considera que las organizaciones transformadoras deben jugar un papel protagonista y profundizar en las respuestas a la crisis. Un primer paso es tender puentes entre los movimientos sociales y las organizaciones “clásicas” de trabajadores y trabajadoras. Por su parte, la socióloga y militante obrera cristiana, Maria José “Coqui” Rodríguez, comparte diagnostico –desigualdad y deshumanización– “que provoca la matriz economicista que gobierna el mundo” (cfr. Evangelii gaudium, 53-59) y ha ofrecido sendas para el “cuidado de unos a otros y al cuidado de la casa común“, tender puentes, construir fraternidad y amistad social “que nos van aproximando al Reino de Dios”.

Las jornadas también ha permitido que trabajadoras y trabajadores cristianos, militantes de la HOAC, compartieran su compromiso comunitario, que se hace prójimo a personas y realidades sufrientes con trabajadores migrantes, conflictos laborales y en la acogida, comprensión y acompañamiento de víctimas de la siniestralidad laboral.