La pandemia provocará un aumento sin precedentes de la pobreza severa

La pandemia provocará un aumento sin precedentes de la pobreza severa
La pandemia va a provocar estragos en la población en situación de pobreza, ya en muy mala situación antes de la aparición del coronavirus, según la Red Europea contra la Pobreza en España (EAPN-ES).

“En la crisis de 2008, el PIB se redujo un 9% y provocó un aumento de la pobreza severa del 50%, por lo que es de esperar que la caída del PIB del 11% durante la pandemia provoque incrementos todavía mayores”, ha advertido el presidente de EAPN-ES, Carlos Susías, que ha añadido, además que esta crisis encontró a 1 millón de personas más en situación vulnerable de lo que lo hizo la anterior.

En concreto, antes de la pandemia había 4,5 millones de personas, el 21% de la población, en situación de pobreza severa, en función del nivel de ingresos económicos, por lo que se espera un incremento notable en los próximos años, según el II Informe: El Mapa de la Pobreza Severa en España. El Paisaje del Abandono.

El autor del citado informe, Juan Carlos Llano, ha denunciado que los datos dibujan un perfil de la pobreza muy alejada de los tópicos y prejuicios más extendidos. La gran mayoría de las personas en pobreza severa son españolas (72%), muchas de ellas con un nivel educativo medio (53%) o alto (17,9%) y, además, con trabajo (27,5%) y con vivienda (95,2%).

Casi 1,2 millones de personas con mayores carencias tienen un empleo que no le permite salir de esa situación. “Son personas que han hecho todo lo que la sociedad requiere, que se han esforzado como se les pide, pero a los que no les ha valido para llevar una vida mínimamente decente”, ha explicado. Ser joven, tener hijos y vivir en un hogar monoparental son factores que multiplican las posibilidades de ser pobre, según ha detallado.

También ha explicado que las estrategias para poder sobrevivir con tan pocos ingresos son la búsqueda de recursos de ayuda, de empleos precarios y la elección entre comer o vestir, calentarse o tener internet, además de agruparse en viviendas, que se llevan más del 50% de sus ingresos, cada vez más reducidas donde conviven más personas.

A pesar que en esta ocasión se han tomado medidas diferentes para aliviar los efectos de esta crisis en las personas, la mayoría no han servicio para aminorar realmente la pobreza severa. “Son políticas positivas, pero no han llegado a las personas en pobreza severa”, ha indicado Susías.

También ha advertido de que “la recuperación nunca es igual para todos” y que “es más fácil entrar en la pobreza que salir de ella” por lo que ha pedido medidas efectivas e inmediatas. “Las situaciones de pobreza son estructurales, pasan de padres a hijos, y aunque es positivo poner en marcha políticas a largo plazo hace falta dar respuesta ya a personas que no pueden esperar a mañana”.

Según los últimos datos disponibles de la Encuesta de Condiciones de Vida (julio 2021), las personas con menos de 535 euros al mes, 281 € mensuales en el caso de una familia con dos adultos y dos menores, quedan situadas en situación de pobreza severa.

Canarias, Comunidad Valenciana y Asturias presentan los porcentajes más altos, que oscilan entre el 12,2 % y el 16,7 % del total de su población.

“Hay que mejorar la cuantía del Ingreso Mínimo Vital situándolo por encima del umbral de pobreza, así como su cobertura, para que llegue a todas las personas que lo necesitan. En especial, aquellas en situación de mayor vulnerabilidad social y económica”, ha señalado Susías.

La responsable de Incidencia Política y Asuntos Europeos, Graciela Malgesini, señaló que “la pobreza es el resultado de decisiones políticas, de la desigualdad y de la injusticia. Su eliminación se consigue mediante un nivel alto de protección social, con recursos eficaces y generosos, servicios públicos universales y empleo de calidad. Y se garantiza mediante la igualdad de género y la lucha contra toda forma de discriminación”.