Trabajadores cristianos acompañan la movilización de los trabajadores de Emergencias 112 de Andalucía

Trabajadores cristianos acompañan la movilización de los trabajadores de Emergencias 112 de Andalucía
Trabajadores cristianos se han hecho presente en la movilización de los trabajadores del servicio de Emergencias 112 de Andalucía por la mejora de las condiciones de trabajo pero también de la atención a la ciudadanía.

Varios militantes de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) de Málaga han acudido a las manifestación convocada por los sindicatos, para expresar su apoyo y cercanía a las personas trabajadoras movilizadas en defensa de la calidad del servicio y las condiciones laborales.

La atención de las emergencias en Andalucía se presta a través de empresas subcontratadas por la Junta desde hace 20 años. La firma Ferrovial Servicios es la actual empresa adjudicataria del servicio desde febrero de 2019, sin que se hayan subsanado las carencias de personal, según denuncian los sindicatos.

Ferrovial no ha cumplido con el contrato firmado con la Junta en cuanto a “unificación las condiciones de los trabajadores”, advierten los sindicatos, que tienen constancia de la prórroga de la adjudicación, sin que de momento se conozcan sus condiciones.

Este servicio es el encargado de recoger las llamadas de los ciudadanos en caso de incendios forestales, accidentes de tráfico, rescates, auxilio de pateras, asistencias sanitarias, inundaciones y trasladar puntualmente la información a cada organismo competente.

Además, las condiciones laborales se han ido deteriorando, ampliando desigualdades entre los distintos centros de trabajo de Andalucía, e incluso incumpliendo el convenio colectivo al que se ha acogido la empresa, el del sector de Contact Center (Atención telefónica), pese a haber sido clasificado como sector esencial.

Las trabajados reclaman a la Junta de Andalucía que mejore las condiciones laborales de estas personas, reduzca la temporalidad de las plantillas, en torno al 30% de las contrataciones, y asuma directamente el servicio, “un referente de seguridad para la población andaluza”, según la propia administración andaluza.

Las organizaciones de trabajadores explican que a las adjudicatarias solo les importa los beneficios empresariales, mientras que la Junta no vigilia el cumplimiento de los contratos ni la calidad del servicio prestado.

La movilización de la plantilla comenzó a finales de septiembre en Sevilla, ha continuado en Málaga, y se espera que en los próximos días se convoquen nuevos actos de protesta, si las reclamaciones sindicales no son atendidas.