Trabajadores cristianos de Barcelona denuncian la dictadura de Ortega en Nicaragua

Trabajadores cristianos de Barcelona denuncian la dictadura de Ortega en Nicaragua
Trabajadores cristianos de Barcelona se han sumado a las denuncias de la “Comisión Catalana por los Derechos Humanos en Nicaragua” piden el fin del régimen de Ortega y elecciones supervisadas por organismos internacionales independientes en Nicaragua.

El manifiesto de la reciente comisión explica que “en Nicaragua, en los últimos años, y especialmente desde 2018, el gobierno Ortega-Murillo se ha convertido en un poder dictatorial que viola sistemáticamente los derechos humanos de la población, amenaza a los disidentes, los detiene arbitrariamente, los encarcela y tortura, y ha llegado incluso a asesinar a opositores”.

La HOAC de Barcelona-Sant Feliu se ha sumado a la comisión que entre otros objetivos se plantea denunciar las violaciones de Derechos Humanos en el país centroamericano, así como visibilizar la labor de coordinación de diferentes entidades que apuestan por la democratización de Nicaragua.

“Con la excusa de una pretendida lucha antiimperialista, se ilegalizan partidos políticos, se impide la participación en las elecciones de los candidatos de la oposición, se cierran medios de comunicación críticos con la dictadura, se prohíben entidades y organizaciones cívicas y populares , y se expulsan del país cientos de ONG, muchas de ellas al servicio de la población más empobrecida”, se puede leer en el comunicado.

De hecho, organizaciones independientes como Amnesty International o Human Rights Watch, así como testimonios fiables del interior del país, vienen denunciado las atrocidades cometidas por el gobierno actual.

Las personas y entidades firmantes del manifiesto, comprometidas con las causas de la democracia, la justicia y la liberación de los pueblos oprimidos, se han unido para exigir el fin de la represión política en Nicaragua, y de la impunidad de los represores en Nicaragua, la liberación de los detenidos y encarcelados por razones políticas, el retorno de los exiliados y el respeto estricto de los derechos humanos y democráticos de la ciudadanía nicaragüense, y la renuncia del presidente Daniel Ortega y la vicepresidenta Rosario Murillo, previa a la convocatoria de elecciones democráticas libres supervisadas internacionalmente por organizaciones independientes.

También puedes leer —  Agua de Mayo: un lugar de humanización para la transformación social

 

¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?