Gonzalo Ruiz: «Es prioritario rescatar a las personas y que nadie se quede atrás»

Gonzalo Ruiz: «Es prioritario rescatar a las personas y que nadie se quede atrás»
El presidente de la HOAC, Gonzalo Ruiz, entiende la propuesta del papa Francisco de establecer un salario universal como un avance en el reconocimiento de los derechos vinculados a la dignidad de la persona, independientemente de si tienen o no empleo.

En su carta dirigida a los movimientos populares del Domingo de Resurrección, Francisco pide «un salario universal para los trabajadores más humildes y sin derechos». La revista Vida Nueva ha recogido la opinión de Gonzalo Ruiz, presidente general de la HOAC.

Lo primero que destaca Ruiz es la «cercanía y sensibilidad hacia los colectivos más pobres y desprotegidos, que conoce de primera mano cuales son las necesidades y la situación en la que se encuentran millones y millones de trabajadores y trabajadoras precarios» que demuestra el papa Francisco al recoger una cuestión que llevaba tiempo planteándose.

En su opinión,«los derechos de los trabajadores y trabajadoras no pueden vincularse a tener empleo o no tenerlo», puesto que «sus derechos están vinculados a su condición de personas». Siguiendo la Doctrina Social de la Iglesia afirma que «la dignidad de la persona está por encima de cualquier otra circunstancia y condición», de lo que se deriva que «los Estados están obligados a procurar una renta mínima que les permita vivir con dignidad y poder desarrollarse plenamente como personas». Le llama la atención que en el debate sobre el ingreso mínimo se está hablando del coste, «se pone el grito en el cielo, mientras que cuando se rescató a los bancos dándoles miles de millones ese endeudamiento parecía no tener importancia».

Cubrir las necesidades básicas

Sobre la cuantía y destinatarios de la propuesta que prepara el Gobierno, el presidente de la HOAC considera que «ha de ser una cantidad que permita cubrir las necesidades básicas, vitales de las personas y las familias» y que «debe ir dirigida a todas las personas que se encuentran en situación de desempleo y no tengan prestación». Pero también advierte que estos ingresos «han de darse con la suficiente agilidad y rapidez como para que no pasen meses en situación de desamparo total las personas afectadas, como es el caso en miles de ellas». Además, reclama su concesión automática cuando «una persona en situación de precariedad pierda el empleo que, por lo general, es temporal y precario».

Ante el millón de parados sin prestación por desempleo y la estimación de que el paro supere el 20% de la población activa, Ruiz subraya que «esta crisis viene a golpear de nuevo y más fuertemente que a los demás a los más débiles, a los más desprotegidos». Por eso, reclama a los poderes públicos que pongan en marcha «todo tipo de ayudas económicas y sociales para paliar la situación de los trabajadores y trabajadoras, evitando que pierdan sus empleos», pero también para «aquellos que llevan años y años sin empleo, sin ningún tipo de rentas y ayudas» de modo que «no queden definitivamente expulsados de esta sociedad, descartados, como gusta decir al Papa». El presidente de la HOAC defiende que «es la ocasión para que todos y todas salgamos adelante, que nadie se quede atrás».

Además, subraya que la pandemia actual está poniendo de manifiesto «cuáles son los verdaderos servicios que hacen posible que una sociedad funcione, frente a tanta superficialidad y falsas expectativas que esta sociedad nos pone como señuelos, centrando la felicidad y realización de las personas en consumir, tener, poseer, gozar; frente al ser, compartir, acompañar, respetar».

Gonzalo Ruiz acaba señalando que «si se siguiera el mismo camino que en la crisis anterior el resultado sería un desastre total». Desde su perspectiva «o se rescata a las personas o esto no va a tener solución, se hundirá la sociedad entera» y hace un llamamiento para «pensar en rescatar a las personas cueste lo que cueste, se endeude el Estado lo que se endeude».