COVID-19: enfermedad laboral

COVID-19: enfermedad laboral

El dato

Las Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido de que el personal de la salud infectado con COVID-19 después de la exposición en el lugar de trabajo debería tener derecho a beneficios por lesiones laborales por enfermedad profesional, incluyendo compensación, rehabilitación y servicios curativos.

En medio de la pandemia, «el personal de salud está en la primera línea de la respuesta al brote del virus y, como tal, está expuesto a riesgos que los ponen en riesgo de infección. Los riesgos incluyen exposición a patógenos, largas horas de trabajo, angustia psicológica, fatiga, agotamiento ocupacional, estigma y violencia física y psicológica». Ante la pandemia actual, la prevención de infecciones requiere el uso de medidas apropiadas de prevención y control de infecciones por parte de todo el personal de la salud, con un enfoque especial en la adherencia a la higiene de las manos y el equipo de protección personal al atender a pacientes, así como una combinación de medidas ambientales y administrativas control. Las largas horas de trabajo, el trabajo por turnos, la alta carga de trabajo y otros riesgos psicosociales, exige niveles adecuados de personal y rotación clínica en los centros de salud, medidas para minimizar los riesgos psicosociales y la provisión de acceso a salud mental y apoyo psicosocial para el personal de la salud.

El hecho

Se estima que en todo el mundo se han contagiado de COVID-19 al menos 90.000 personas que trabajan en el sector de salud –y es posible que la cifra sea el doble–, trabajadores informan de la escasez continua de equipos de protección.

En España, según el Informe del 07/05/20 sobre la situación de COVID-19 en personal sanitario, desde el inicio de la alerta se han notificado a la RENAVE (Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica) 35.548 casos en personal sanitario, lo que supone un 22% del total de casos de COVID-19 declarados a la RENAVE. Un 10,7% de los casos en personal sanitario notificados han sido hospitalizados, 15,8% han desarrollado neumonía, un 1,2% han sido admitidos en UCI y un 0,1% han fallecido. El 65% del personal sanitario corrió riesgo por estar en contacto con personas con infección respiratoria, y el 69%, en contacto con casos de COVID-19 probable o confirmado.

La Reflexión

La dignidad del trabajo es una condición para crear un buen trabajo: por lo tanto, es necesario defenderla y promoverla. La dignidad y la protección se mortifican cuando se considera a la trabajadora o trabajador como una línea del presupuesto, cuando se ignora el grito de los descartados. No escapan a esta lógica las administraciones públicas, cuando firman contratos con el criterio del descuento más grande sin tener en cuenta la dignidad del trabajo ni la responsabilidad ambiental y fiscal de las empresas. Creyendo lograr ahorro y eficiencia, terminan traicionando su propia misión social al servicio de la comunidad. Convirtamos la crisis provocada por la pandemia de coronavirus en una oportunidad para mejorar las condiciones laborales de la sociedad (Papa Francisco. Audiencia general, 6 de mayo de 2020)