La #COVID19 destroza el empleo

La #COVID19 destroza el empleo
El impacto que revela el último estudio de la OIT señala que es «más grave de lo estimado anteriormente».
La cumbre mundial sobre la pandemia y el mundo del trabajo, que se está realizando ahora, debe ayudar a taponar y sanar la herida del trabajo, que lo es también de la vida de millones de trabajadores y trabajadoras.

Las cuatro ediciones anteriores de las previsiones de esta agencia de la ONU apuntan a una situación de catástrofe en el mundo del trabajo: con un enorme descarte de personas, especialmente de trabajadoras y trabajadores más humildes y menos protegidos; y los niños y niñas que serán obligados a trabajar, en la que es la peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial. El quinto informe, presentado el 30 de junio, no solo sigue la senda de los que le han precedido, si no que estima que estamos sufriendo un escenario “más grave” y que la recuperación de puestos de trabajo “es “incierta” e insuficiente.

Pérdida de 400 millones de empleos

La profunda caída de horas de trabajo, analizadas en el segundo trimestre del año, equivale a la pérdida de 400 millones de empleos a tiempo completo (sobre la base de una semana laboral de 48 horas) muy por encima de las estimaciones realizadas anteriormenteLa grave herida en el mundo del trabajo acentuada por el coronavirus es en todo el planeta, aunque hay  zonas geográficas, fundamentalmente en vías de desarrollo, donde la mayoría de los trabajadores (93 por ciento en todo el mundo) viven en países con algún tipo de cierre de los lugares de trabajo, especialmente las Américas, coincidiendo además con un mayor trabajo informal donde se sobrevive día a día.

Escenarios de recuperación

La OIT apunta que son clave parar la pandemia y las decisiones políticas que se pongan en marcha. En este sentido prevé tres escenarios de recuperación: El de base con “un repunte de la actividad económica en línea con las previsiones actuales, el levantamiento de las restricciones en el lugar de trabajo y la recuperación del consumo y de las inversiones”. El pesimista planteado sobre una segunda ola de la pandemia y la vuelta del confinamiento, que actuaría a la contra de la recuperación. El escenario optimista proyectado sobre la rápida puesta en marcha del empleo e “impulsando de manera significativa la demanda agregada y la creación de empleos”. En todos ellos habrá un impacto menor o mayor, según el escenario, en la destrucción de empleo.

Acciones urgentes y consensuadas

La cumbre mundial convocada por la agencia, que se desarrolla durante estos días de julio, con la participación de trabajadores, empresarios y gobiernos de todo el mundo, es una importante iniciativa para ayudar a taponar y sanar la herida del mundo del trabajo, que lo es también de la vida de millones de personas. Una oportunidad de compartir políticas y buenas prácticas desarrolladas por los Estados, pero sobre todo alcanzar y consensuar, desde este diálogo social tan fundamental, acciones urgentes que permitan priorizar la recuperación de trabajo decente, tan necesario para la vida de las personas y para el cuidado de la casa común. Sabemos que la situación puede cambiar.