Europa, Myanmar, Malasia

Europa, Myanmar, Malasia

Europa | Brutal explotación en el transporte por carretera

Un informe elaborado por una fundación sindical holandesa, la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF) y la Unión Internacional de Trabajadores de la Alimentación (UITA), denuncia la extensión de una gran explotación de muchos trabajadores del transporte a través de cadenas de subcontratación.

Empresas de transporte que prestan servicios a algunas de las multinacionales más grandes de Europa subcontratan el trabajo a empresas con sede en países de Europa del Este, con muy bajos salarios, que reclutan (a veces trafican) conductores para realizar el transporte. Además, algunas empresas, aprovechando la pandemia, están bajando agresivamente los precios a costa de los salarios y la seguridad de los conductores.

Así, trabajadores de Ucrania, Bielorrusia, Uzbekistán, Turquía, Filipinas…, están empleados con contratos de Europa del Este cuando trabajan casi exclusivamente en Europa Occidental. El fraude es muy común: les obligan a firmar contratos en idiomas que no entienden, viven en sus vehículos durante meses, se les amenaza con represalias si denuncian su situación a las autoridades, reciben documentos falsos sobre su situación laboral y los registros del tiempo de trabajo son falsificados.

Prácticas mafiosas de empresas que abusan de la necesidad de los trabajadores y ponen gravemente en peligro su salud y seguridad.

Myanmar | Masacre en una mina

Al menos 162 mineros han muerto al colapsar una mina de jade tras unas fuertes lluvias en el norte de Myanmar. Los trabajadores fueron arrastrados por una fuerte corriente de agua y lodo. Parte del poblado donde se alojan las familias de los mineros también quedó destruido.

La minería de jade y otras piedras preciosas en el país es muy peligrosa, pues son frecuentes los deslizamientos de tierras y las condiciones de trabajo son extremadamente inseguras. El sindicato minero denuncia que nunca debió continuar el trabajo tras las fuertes lluvias. «Es urgente, dicen, que tanto los empleadores como el Gobierno antepongan las personas a las ganancias».

El Gobierno de Myanmar no ha ratificado el Convenio 176 de la OIT sobre seguridad y salud en las minas y obstaculiza la sindicación de los mineros que encuentran así graves problemas para mejorar las condiciones de salud y seguridad.

Malasia | Aceite de palma

Malasia es, tras Indonesia, el segundo productor mundial de aceite de palma. En el país la producción en las plantaciones genera graves daños ambientales (la UE está estudiando la prohibición de su importación por esos daños ambientales) y laborales. El año pasado, varias organizaciones denunciaron a una gran empresa, FGV Holdings Bhd, por trabajo infantil y forzado. Ahora, otra ONG ha pedido formalmente a las autoridades de EEUU (uno de los mayores importadores de productos de aceite de palma de Malasia) que prohíba la importación de los productos de otra gran empresa, Sime Darby, con 20.000 empleados, por sus prácticas laborales: sanciones arbitrarias, amenazas físicas y abusos, acoso sexual, deducciones arbitrarias en los salarios (que hacen que trabajadores y trabajadoras no sepan realmente cuál es su salario y que este sea muchas veces inferior al salario mínimo), malas condiciones de alojamiento, y maltrato a los trabajadores migrantes, con prácticas ilegales de agentes de contratación y engaños a los trabajadores para llevarlos a las plantaciones.