Aumentan los trabajadores en situación irregular sobrevenida tras perder el empleo en la pandemia

Aumentan los trabajadores en situación irregular sobrevenida tras perder el empleo en la pandemia
Cáritas plantea «una reforma de la ley de extranjería para que la situación de estas personas no dependa de su actividad laboral» ante el aumento de trabajadores y de trabajadoras en situación administrativa irregular sobrevenida tras perder el trabajo por la pandemia.

Este impacto, que se viene detectando en los últimos años, se está viendo incrementado como consecuencia de la pandemia, en la que, a causa de la masiva destrucción de empleo y de medios de vida, está empujando a la irregularidad sobrevenida a muchas de estas personas, quienes, al dejan de tener un empleo fijo, se ven abocadas a una situación administrativa irregular, a la pérdida de derechos y a unas condiciones de gran vulnerabilidad e invisibilidad social, según el comunicado hecho público, que cifra en “unas 120.000 personas que, además, debido a su extrema precariedad, necesitan del apoyo de Caritas durante una media que oscila entre 1 y 2 años”, según un comunicado de la entidad.

Esperábamos trabajadores, vinieron personas y queremos vecinos

Esta realidad invisible, es el nuevo foco de atención de Cáritas, en su lucha contra la pobreza, con la nueva campaña Esperábamos trabajadores, vinieron personas y queremos vecinos. Miles de trabajadores migrantes invisibles “para quienes no existen nunca fondos oficiales, ni estatales ni europeos, puesto que se trata de personas en situación administrativa irregular y, por tanto, no cuentan, no están, no existen”. Trabajadores y trabajadoras que han desarrollado su actividad en sectores de la restauración, la hostelería, el cuidado de personas dependientes, el empleo del hogar o la mensajería. Al perder su empleo, dejan de tener estatus legal y a derechos básicos, como consecuencia de lo establecido en la ley de extranjería.

Visibilizar a los trabajadores y a las trabajadoras

Los materiales de la campaña que se ha puesto en marcha, “buscan descorrer el velo sobre la realidad invisible de estos ‘nadie’ a los que se les ponen rostro y nombre” en un recorrido por distintas situaciones de irregularidad sobrevenida. Cinco vídeos que narran las vidas de Daniel, Fabiola, Kalima, Virginia y Zohuir; se describe el marco legal que afecta a cada uno de ellos; y emplazan a comprometernos “cada uno de nosotros”.

Por un nuevo modelo de integración social

Cáritas defiende un planteamiento alternativo a la normativa actual, “con objeto de que la puerta de acceso a los derechos de estas personas no dependa exclusivamente del mercado laboral”. La ley de extranjería “está orientada primordialmente a la regulación del flujo de mano de obra extranjera”, modelo de acogida que hay que superar. En este sentido, el reto es “una integración social basada en los criterios del arraigo social, que ponga en valor las raíces de estas personas en la comunidad donde trabajan y viven, y de la vecindad, ordenada a través de la figura del empadronamiento. De esta forma, quedarían garantizar la renovación o el acceso de estas personas a una situación administrativa regular y, por tanto, al disfrute de derechos básicos: ‘queremos vecinos’».