Cristianos y cristianas por el clima de Córdoba refuerza su compromiso con la casa común

Cristianos y cristianas por el clima de Córdoba refuerza su compromiso con la casa común
El encuentro virtual de intercambio de saberes “Cuidar la casa común: cambio climático y la Laudato si’” organizado por la iniciativa Cristianos y cristianas por el clima de Córdoba (CxCC), ha servido para reforzar el compromiso de los creyentes con la ecología integral.

De la mano de la botánica Trinidad Ruiz, perteneciente al colectivo Profesionales Cristianos, y por Guillermo Contreras, miembro de Ecologistas en Acción, treinta personas de diferentes colectivos, parroquias y movimientos cristianos se reunieron para compartir experiencias sobre la preocupación por una realidad tan aguda como es el cambio climático.

Guillermo expuso, en primer lugar desde un plano más científico, algunos conceptos y datos específicos que muestran bien a las claras el futuro de la humanidad si no respetamos el planeta y mantenemos nuestro modelo de sociedad de consumo capitalista; posteriormente, Trinidad, se centro en los documentos de la Iglesia, específicamente la encíclica Laudato si’ y la exhortación apostólica Querida Amazonía, ambas del papa Francisco, donde invita a la reflexión y a mirar nuestra responsabilidad como creyentes en este mundo cambiante.

Quienes participaron no solo mostraron gran sensibilidad por la vertiente medioambiental sino que mostraron gran disposición a comprometerse en acciones de sensibilidad y en cambiar comportamientos. “Está claro que es un reto que genera gran entusiasmo también en personas animadas por su fe, dispuestas a abordar esta cuestión de una manera integral”, explicó Manolo Díaz, militante de la HOAC de Córdoba, uno de los movimientos integrantes de la iniciativa CxCC.

“El planteamiento del papa Francisco conecta el respeto al medio ambiente con la lucha contra la pobreza. La defensa de la vida tal y como la conocemos pasa hoy en día por preservar las condiciones del entorno que la ha hecho posible y atender las necesidades de las personas pobres”, concluye Díaz.