Taponar la brecha salarial

Taponar la brecha salarial
En vísperas del Día Europeo de la Igualdad salarial, que se celebra el próximo 22 de febrero, las organizaciones sindicales CCOO y UGT han ofrecido su análisis de la brecha salarial que sufren las mujeres en su trabajo hoy, lo que se proyectará en sus pensiones de mañana.

El informe Las cuentas claras para acabar la brecha salarial (pdf), elaborado por CCOO, indica que “el salario anual de las mujeres debería incrementarse un 27% para equipararse al de los hombres”. Ese es el porcentaje de brecha salarial que hay que taponar para curar la desigualdad, en un salario medio por igual trabajo o trabajo de igual valor entre mujeres y hombres. En términos económicos, las mujeres ingresan 21.012 euros de salario, y los hombres, 26.738 euros, por tanto, ellas dejan de percibir 5726€ al año. “Una realidad que se repite en todas las comunidades autónomas, en todos los tramos de edad, sectores y ocupaciones”, denuncia Elena Blasco, secretaria de Mujeres e Igualdad del sindicato en la presentación del estudio.

Precariedad laboral y ausencia de conciliación

Las causas que generan esta brecha son diversas, desde los tipos de empleo que se ofrecen a las mujeres, mayoritariamente temporales y a tiempo parcial, a los sectores y puestos con menor remuneración, en claras condiciones de precariedad y de desigualdad en el trabajo. Además, se le unen los otros roles que se les asignan como son el cuidar, limpiar, atender, alimentar, educar… que marcan una clara ausencia de conciliación y corresponsabilidad, y que “afecta de manera directa al desarrollo profesional de las mujeres”, subraya la responsable sindical. “La brecha salarial existe, es una injusticia manifiesta, que castiga económicamente a las mujeres por estar expuestas a las discriminaciones y barreras de género que persisten, que castiga a las mujeres en el presente a salarios más bajos y en el futuro a prestaciones y pensiones más bajas”, dice Blasco.

Las empresas tienen que cumplir

En la ventana de al lado –al coincidir la rueda de prensa a la misma hora, ambas por YouTube–, Cristina Antoñanzas, vicesecretaria general de UGT, presentaba el informe Las empresas tienen que cumplir la Ley. La igualdad salarial cerraría las brechas (pdf), que analiza –ya en su título señala responsabilidades– esta discriminación hacia las mujeres, y subraya que “de mantenerse constante en el tiempo, se necesitarían 43 años para que desapareciera”. Más nos va a valer que la igualdad se implante con mayor celeridad, puesto que además de ser digna y justa para ellas, favorecería “las cotizaciones a la Seguridad Social y las contribuciones a Hacienda, de manera que con la brecha salarial que encubre la discriminación económica hacia las mujeres, perdemos nosotras, pierde el Estado y perdemos todos”, ha aseverado.

Nuevos instrumentos y trabajo decente 

Los avances en materia de igualdad salarial van a experimentar cambios a corto plazo. En este sentido, Antoñanzas ha recordado que “el registro salarial y la auditoría salarial nos van a permitir acercarnos a la realidad salarial de cada empresa” en referencia al nuevo Reglamento de Igualdad Retributiva, aprobado el pasado mes de octubre, fruto del Diálogo Social. Una norma que conllevará la revisión de los convenios colectivos para introducir los registros salariales y la elaboración y revisión de los Planes de Igualdad en las empresas de más de 100 personas trabajadoras a partir de marzo de 2021 y de las empresas de más de 50 personas a partir de marzo de 2022. El escenario que abre estos instrumentos favorecerán la reducción y eliminación de esta brecha.

Ambas dirigentes sindicales comparten la necesidad de incrementar recursos, estrategias y medidas para taponar la brecha de desigualdad; potenciar los servicios públicos; promover el trabajo decente o derogar la reforma laboral, que además de lesionar el derecho del trabajo y la negociación colectiva, “perjudica, en mayor medida a las mujeres, generando una feminización de la precariedad”.