Mujeres bíblicas

Mujeres bíblicas

Mujeres bíblicas
Colección coordinada por Silvia Martínez Cano
Ed. San Pablo (2020)

Esta nueva colección de la Editorial San Pablo, dirigida por Silvia Martínez Cano, nos regala en sus primeros cuatro títulos (Las Mujeres en la Biblia hebrea, de Ianire Angulo; Noemí, de Dolores Aleixandre; María de Betania, de Mercedes Navarro; y Las Discípulas de Jesús, de Isabel Gómez-Acebo) un itinerario de acercamiento a la mujer en la Biblia desde una perspectiva novedosa. No tanto en la mirada que busca reconocer el papel y el lugar de la mujer en la Biblia, pues esa mirada ya lleva un tiempo realizándose en los estudios bíblicos, teológicos, y eclesiológicos, sino en la manera de realizar ese reconocimiento.

Se trata de libros breves, ágiles en su estilo, de agradable lectura, capaces de sintetizar en pocas páginas cuestiones de calado para entender la Escritura, y la mirada a la mujer en ella, y para reconfigurar nuestro seguimiento de Jesús. Aportan a la lectura la reflexión propia del lector o lectora, que lleva aparejada la interpelación a la propia vida creyente, en un primer momento de dinámica individual que se completa con una dinámica grupal que posibilita el diálogo y el discernimiento comunitario a realizar en pequeños grupos. El añadido de breves bibliografías para profundizar ayuda a bucear aún más en las aguas claras de la Palabra para encontrar nuevos tesoros. Los esquemas visuales que sintetizan cada uno de los volúmenes de esta colección son, sin lugar a duda, otro acierto en la manera de proponer este acercamiento. Y, desde luego, un innegable valor es la manera cordial de acercarnos a cada una de las figuras femeninas contempladas.

Como señala Ianire Angulo en el primero de los títulos, se pretende “comprender mejor a los personajes femeninos de la Biblia”.

La Palabra de Dios, la Escritura, trasfondo de toda la colección, es Palabra encarnada en las palabras humanas, por eso es importante cuando se pronuncia y proclama que encuentre disposición a ser escuchada y acogida, comprendida. A buen seguro que estos libros ayudan a que podamos hacerlo más en sintonía con el Dios que la pronuncia.