La importancia de cuidar y acompañar en el trabajo

La importancia de cuidar y acompañar en el trabajo
Trabajadoras del hogar asociadas logran el reconocimiento de derechos laborales de una trabajadora despedida “con una mano delate y otra detrás”.

La asociación “Nosotras por el cuidado y el empleo” de Granada está permitiendo y posibilitando a sus socias, trabajadoras del hogar y del sector de cuidados, cuidarse entre ellas, así como cuidar que las situaciones que sufren sean solidariamente atendidas. Más de cien trabajadoras, en su mayoría inmigrantes, están comprometidas en esta asociación, siendo además para ellas un lugar de encuentro de formación, de participación y de sinergias con otras entidades, de apoyo y de movilización.

Felipa, es una de ellas. Su caso es similar al de tantas mujeres trabajadoras maltratadas en sus lugares de trabajo. Fue despedida tras la declaración del estado de alarma. La familia a la que cuidaba, decidió despojarle de su trabajo sin posibilitarle ningún derecho. Te vas y punto. Sin carta de despido, ni mucho menos indemnización, este vapuleo laboral se agudiza con la vivencia personal de sentirse profundamente indignada y humillada, “como si ella misma no valiese nada”.

La reacción no se hizo esperar. A través de la asociación, que la respaldó comunitariamente, y de la asesoría jurídica, que la defendió legalmente, emprendió una lucha por el reconocimiento de sus derechos laborales. Con el golpe del despido, “le quitaron incluso el miedo”. Felipa ha conseguido que se reconozca su despido como improcedente y ha logrado que le abonen la indemnización correspondiente por el tiempo de cuidados en el hogar realizado con su trabajo. Cuando se dan estas prácticas, el derecho laboral –que no viene solo ni lo regalan– la ha protegido; y el paso dado para exigirlo, es fundamental sentirse acompañada.

Apoyo de trabajadoras y trabajadores cristianos

Desde el inicio de la pandemia y el estado de alarma, el Fondo de Solidaridad Diocesano de los trabajadores y las trabajadoras de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) ha colaborado con la “bolsa de resistencia solidaria” de la asociación para solventar algunas de las primeras necesidades de muchas de sus socias, en ese primer momento, y actualmente para que puedan hacer frente a la defensa de sus derechos laborales.