El Papa reorganiza el próximo Sínodo de los Obispos para escuchar al Pueblo de Dios

El Papa reorganiza el próximo Sínodo de los Obispos para escuchar al Pueblo de Dios
Francisco inicia a un camino sinodal de tres años de duración y articulado en tres fases –diocesana, continental y universal–, compuesto por consultas y discernimiento, que culminará con la Asamblea de octubre de 2023 en Roma, convocada con el tema “Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión”.

La nota publicada por la Oficina de Prensa del Vaticano anuncia que el papa Francisco ha aprobado un nuevo itinerario sinodal e inédito para la próxima asamblea de los obispos, cuyo recorrido de realización se articulará en tres fases, entre octubre del 2021 y el octubre del 2023, pasando por una fase diocesana y otra continental, que darán vida a dos Instrumentum laboris distintos, antes de la fase definitiva a nivel de Iglesia Universal.

La articulación de las diferentes fases del proceso sinodal hará posible la escucha real del Pueblo de Dios y se garantizará la participación de todos en el proceso sinodal. “No se trata solo de un evento, señalan, sino de un proceso que involucra en sinergia al Pueblo de Dios, al Colegio episcopal y al obispo de Roma”. La XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos está convocada con el tema “Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión” y se realizará siguiendo este esquema:

Apertura del Sínodo

La apertura del Sínodo tendrá lugar en el Vaticano y en cada diócesis. Este camino será inaugurado por el Papa en el Vaticano el 9 y 10 de octubre. El domingo 17 de octubre, con la misma modalidad, se abrirá en las diócesis bajo la presidencia del respectivo obispo.

Fase diocesana

En esta fase, que se desarrolla de octubre 2021 a abril 2022), el objetivo fundamental es la consulta del Pueblo de Dios “con la finalidad que el proceso sinodal se realice en la escucha de la totalidad de los bautizados, sujetos del sensu fidei infalible in credendo” (Cfr. Evangelii gaudium, 119). El procedimiento para desarrollar esta fase implica que la secretaría general del Sínodo enviará un documento preparatorio, acompañado por un cuestionario y de un Vademecum con propuestas para realizar la consultación en cada diócesis. Documento que también recibirán los movimientos internacionales de laicos, además de otras instituciones.

La consulta en las diócesis al Pueblo de Dios se desarrollará a través los organismos de participación previstos por el derecho, sin excluir otras modalidades que se juzguen oportunas para que la misma consultación sea real y eficaz. Concluirá con una reunión presidonal, que será el momento culminante del discernimiento diocesano, que posteriormente se enviará a la Conferencia Episcopal que, a su vez, a abrirá un periodo de discernimiento y síntesis para ser enviada a la Secretaría General del Sínodo antes de abril de 2022. La misma fecha para que los movimientos internacionales de laicos puedan enviar sus contribuciones.

Fase continental

La secretaría general del Sínodo redactará un primer Instrumentum laboris, en septiembre 2022, que será dialogado en esta fase a nivel continental en asamblea Conferencias Episcopales y que redactarán un documento final, que será remitido a la secretaría general del Sínodo para la redacción de un segundo Instrumentum laboris, antes de junio 2023.

Fase de la Iglesia Universal

La secretaría general del Sínodo enviará este segundo Instrumentum laboris a los participantes de la Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos que se celebrará en Roma en octubre de 2023