UGT establece una hoja de ruta que prioriza el cambio de modelo productivo y la ampliación de derechos

UGT establece una hoja de ruta que prioriza el cambio de modelo productivo y la ampliación de derechos
Pepe Álvarez, reelegido secretario general, consolida su equipo de dirección, paritario de hombres y mujeres, con el apoyo del 85,83% de los votos de los delegados y delegadas del congreso.

La Unión General de Trabajadores y Trabajadoras concluye su congreso, tal y como quería Álvarez, con una organización más unida y cohesionada, que sale “más fuerte”, con una hoja de ruta estratégica que “pone voz” a la familia trabajadora ante las necesidades de trabajo decente y los retos socioambientales del país, y que permita avanzar hacia una sociedad más decente.

133 años después de su nacimiento, el sindicato UGT incluye a las “trabajadoras” en su nombre pero mantiene sus actuales siglas en un logotipo renovado. Finaliza el 43 congreso con el mandato congresual, del próximo periodo de cuatro años, de priorizar “el avance en los derechos de las personas trabajadoras mediante la creación de empleo de calidad, la transformación de nuestro modelo productivo hacia la sostenibilidad, la eficiencia y la equidad, el reforzamiento del Estado de bienestar y los servicios públicos, y una apuesta por la igualdad, la integración y el reparto de la riqueza” que sirvan de base para crear un nuevo contrato socioambiental.

Hoja de ruta

Un tiempo clave para el país y para los agentes sociales y económicos que tienen, con el instrumento del diálogo social y la voluntad expresada por el Gobierno –de forma insistentemente en este cónclave sindical, por donde han pasado el presidente, varias vicepresidencias y ministros del Ejecutivo– la clave para negociar la aplicación de las políticas que van a permitir aterrizar los fondos europeos pospandémicos –de resiliencia y recuperación– con los que se pretende transformar el país y –a la vista de lo anunciado– crear en nuevo “paisaje” sociolaboral basado en el trabajo decente y en las transiciones justas. Un anhelo ampliamente compartido por el mundo del trabajo, para cuidar “que nadie quede atrás”.

UGT ha definido sus coordenadas para pilotar su participación en todas aquellas instancias donde se legitima y ejerce la representatividad que le otorga la afiliación, los delegados y delegadas en los centros de trabajo y la propia Carta Magna, en el Título Preliminar. Su Programa de Acción, la hoja de ruta para este tiempo, plantea además un Pacto por la Industria, la modernización del sector servicios y la reformulación hacia la calidad del sector turístico; reforzar la sanidad y la educación pública, y la lucha contra la pobreza y la distribución de la riqueza mediante una reforma fiscal integral. El sindicato refuerza su compromiso por la ampliación de los derechos de las personas LGTBi, el feminismo, la inclusión y la igualdad de trato y la no discriminación.

Semana laboral de 32 horas

Una de las medidas más relevantes para la creación de empleo de calidad es la implantación de la semana laboral de 32 horas “sin reducción salarial y garantizada por ley”, según establece el Programa de Acción. Una reducción de la jornada, que deberá articularse en un marco general legislativo, con la derogación de la reforma laboral, un nuevo reequilibrio en las relaciones laborales y el fortalecimiento de la negociación colectiva. En este sentido, el sindicato apunta a “lograr una paulatina reducción de la jornada laboral sin reducción salarial, coherente tanto con los nuevos tiempos productivos como con las necesidades vitales de las personas en el siglo XXI”. Con un doble objetivo, el reparto del trabajo, “en un contexto de creciente escasez del mismo por el incremento de la productividad”; y “como instrumento de empoderamiento de las personas, aumentando su disponibilidad de tiempo libre”. Para ello, impulsará fórmulas que favorezcan esta reducción de la jornada de trabajo “ambiciosa y visible, que vaya más allá de las 35 horas semanales en cómputo anual, y que puede traducirse en un acortamiento efectivo de la jornada diaria o semanal, o en un día adicional de descanso a la semana”.

La controversia en pensiones

El anuncio realizado por Pepe Álvarez en la sesión de apertura de un inminente “acuerdo de pensiones en los próximos días” y la posterior intervención de la secretaria de Política Social, Empleo y Seguridad social, Mª Carmen Barrera, miembro de la mesa de diálogo social en esta materia, que tiró de ese hilo y explicó en el congreso “las líneas generales del preacuerdo alcanzado entre Gobierno y agentes sociales”, ha generado cierta controversia. La valoración de UGT de la negociación no la comparte del mismo modo CCOO. El sindicato liderado por Unai Sordo lamenta la precipitación en el anuncio, ya que “se siguen intercambiando propuestas en materias relevantes que es necesario resolver”, sin detallar las aristas que se mantienen abiertas y reclama “el sosiego necesario para poder concretar la totalidad de medidas” que permita cerrar este acuerdo clave de pensiones.

Álvarez consolida su equipo de dirección

Con el apoyo del 85,83% de los votos de los delegados y delegadas del congreso —algo menor que el resto de órganos votados–, Pepe Álvarez pilota un equipo de dirección que consolida mayoritariamente el que se presentó en el congreso anterior, con Cristina Antoñanzas, de vicesecretaria general. Una comisión ejecutiva paritaria integrada por 16 personas, con 8 hombres y 8 mujeres, de las cuales cinco son nuevos miembros. Se establecen dos vicesecretarías generales más, de Organización y de Política Sindical; y cuatro secretarías de nueva creación, entre las que destaca Políticas Europeas; Institucional; y Comunicación, Redes Sociales y Agenda Digital.

Comisión ejecutiva de UGT elegida en el 43 Congreso Confederal | Vía, UGT.es