A propósito del Plan de Garantía Juvenil

A propósito del Plan de Garantía Juvenil

El pasado 8 de junio el Consejo de Ministros aprobó el “Plan de Garantía Juvenil Plus 2021-2027 de trabajo digno para personas jóvenes”. Se trata de un Plan de la Unión Europea (UE) y el Gobierno de España enfocado a la empleabilidad de los jóvenes, y que tiene como objetivo principal mejorar la cualificación de las personas jóvenes para que adquieran las competencias profesionales y técnicas necesarias para acceder al mercado laboral.

Este plan viene a sustituir al anterior que fue aprobado en 2014, que fue criticado por parte de los sindicatos por ser diseñado y aprobado sin apenas implicación de los agentes sociales, lo que provocó  según afirma el sindicato de CCOO: “sus medidas nunca llegaron adecuadamente a la juventud en situación de mayor vulnerabilidad; lejos de ser una herramienta útil contra la precariedad contribuyó en algunos casos a financiarla con recursos públicos; y la evaluación de su funcionamiento, a pesar de la mejora en los últimos meses, siempre fue insuficiente.”

Hay muchas de las medidas que se recogen que son positivas para una gran parte de la juventud, favoreciendo el acceso a un primer empleo, incidiendo en los colectivos más precarizados (migración, discapacidad, mujeres, LGTBI…); favoreciendo programas de segundas oportunidades, teniendo en cuenta que las ofertas de empleo sean de trabajo digno; y sobre todo, haciendo un especial hincapié en la necesidad de que estas medidas lleguen a los jóvenes con una situación más complicada.

Este plan va mejor encaminado que el plan anterior, en parte porque recoge muchas de las reivindicaciones hechas por parte de agentes sociales como los sindicatos y el Consejo de la Juventud de España (CJE), pero aun así sigue habiendo medidas que pueden mejorarse. Como Juventud Obrera Cristiana (JOC), queremos señalar las siguientes:

  • Aunque entendemos que el sector beneficiario de estas subvenciones sean jóvenes de la Unión Europea, consideramos que el plan podría ser más solidario con los jóvenes que migran de otros países por necesidad, pudiendo ser menos estrictos los requisitos para acceder y no dejar fuera a muchos jóvenes migrantes que todavía no tienen su situación regularizada, pero que en muchas ocasiones necesitan de ese primer empleo para hacer esto posible.
  • Como también apunta CCOO, hay un enorme riesgo al promover el “emprendimiento” como salida para muchas de las personas jóvenes que se hallan en una posición más vulnerable en el mundo del trabajo, ya que en muchas de las ocasiones fomenta trabajos precarios que no cumplen con el objetivo de este plan.
  • Coincidimos con CCOO y UGT en que son necesarias ciertas medidas y precisar más cómo se realizará la evaluación y seguimiento del mismo, para mejorar las deficiencias que tuvo el plan anterior.
  • Este plan tiene que ir de la mano de políticas que fomenten la generación de empleo, tiene que atacar a la raíz del problema, que no es otro que una sociedad regida por los intereses del mercado y que no pone en el centro a la persona y a su dignidad. Si no, todo este esfuerzo no será una verdadera solución contra la precariedad y desempleo juvenil.