Los sindicatos aplauden con reservas, el Plan de Garantía Juvenil del Gobierno

Los sindicatos aplauden con reservas, el Plan de Garantía Juvenil del Gobierno
El martes, el Consejo de Ministros aprobó el “Plan 2021-2027 de trabajo digno para las personas jóvenes” o Plan de Garantía Juvenil Plus, que invertirá casi cinco mil millones en “mejorar la cualificación de las personas jóvenes para que adquieran las competencias profesionales y técnicas necesarias para acceder al mercado laboral”, según el SEPE.

El propio Servicio público de Empleo Estatal (SEPE) informa de la aprobación de este “Plan Plus” que sustituye al de 2014 y que invertirá 4950 millones de euros, en una partida mayor destinada al Plan Estratégico Juventud Avanza, en el que se agrupa el conjunto de acciones para fomentar el empleo juvenil.

El “Plan 2021-2027 de trabajo digno para las personas jóvenes”, que da cuerpo en nuestro país a una iniciativa europea, fue aprobado sin demasiadas garantías de éxito en su fase anterior, según los principales sindicatos. En este sentido, CCOO afirma de aquella primera fase ahora “mejorada y ampliada” que: “el plan fue entonces diseñado y aprobado sin apenas implicación de los agentes sociales; su implementación y desarrollo resultaron muy deficientes; sus medidas nunca llegaron adecuadamente a la juventud en situación de mayor vulnerabilidad”. También se quejan de que “lejos de ser una herramienta útil contra la precariedad contribuyó en algunos casos a financiarla con recursos públicos”.

Críticas a su desarrollo y evaluación

Las principales críticas desde UGT y CCOO tienen que ver con el diseño, la puesta en práctica y la posterior evaluación de esta nueva versión de Plan de Garantía Juvenil Plus. Desde UGT se reclama también que “que se vincule a otros planes y políticas orientados al necesario cambio de nuestro modelo productivo, en base a más empleos y de mayor calidad”.

Por su parte, CCOO se felicita porque esta nueva propuesta: “parte de un análisis más ajustado de la realidad de la juventud española y recoge gran parte de las propuestas de las organizaciones sindicales”. Sin embargo, para Jóvenes CCOO, “no todos los elementos del Plan son positivos”. Los jóvenes del sindicato se queja de que “se siga promoviendo el ’emprendimiento’ como salida” para las personas más vulnerables del mundo del trabajo —hay que recordar que el empleo juvenil muestra en nuestro país altísimas tasas de paro y temporalidad, bajos salarios y una gran precariedad— y reclama “la necesidad de revisar en profundidad el marco regulatorio de las prácticas no laborales”.

Cuestiones que se mejoran

Por su parte, UGT aplaude una serie de mejoras que ha conseguido este plan respecto al anterior. Entre ellas destaca: el refuerzo de la orientación laboral por parte de los Servicios Públicos de Empleo; el gran impulso que da a la formación, que será mucho más especializada para conectar mejor a las personas desempleadas con el mercado laboral; que se dirija a todos los perfiles de personas jóvenes desempleadas, incluso a las más alejadas del sistema; que facilite oportunidades de empleo asociadas a sectores estratégicos y emergentes; y finalmente, que establezca un “Marco de Calidad” para la oferta de empleo que surja de la Garantía Juvenil. En este sentido, el Plan “persigue acabar con esa mala praxis del pasado de financiar contratos precarios con dinero público” y por tanto, garantiza que el empleo vinculado a esta propuesta, “tenga unos mínimos de salario y duración”.

Fuente | Ministerio de Trabajo y Economía Social