Ante la muerte en un solo día de cuatro trabajadores: Urge reforzar la defensa de la vida en el trabajo

Ante la muerte en un solo día de cuatro trabajadores: Urge reforzar la defensa de la vida en el trabajo
La muerte campea a sus anchas en los puestos de trabajo. El pasado martes volvió a resultar fatídico, superándose con creces la media de fallecidos en el puesto de trabajo: cuatro personas perdieron la vida y dos más resultaron graves en accidente laboral en nuestro país.

En España, de media, dos personas trabajadoras pierden la vida en sus empleos, cada día laborable. Pero el 15 de junio fue especialmente dramático, con accidentes laborales graves en Barbate (Cádiz), Villanueva de la Reina (Jaén), Cabra (Córdoba) y Burgo de Osma (Soria).

En la localidad gaditana, varios testigos hallaron al gerente de un bar inconsciente en el interior del establecimiento. El trabajador de 49 años de edad falleció, según los indicios, electrocutado.

Ese mismo día, en una cantera de Villanueva de la Reina (Jaén), en la carretera entre Bailén y Andújar, se recuperó el cuerpo sin vida de un trabajador de 35 años que había quedado sepultado el jueves anterior, al derrumbarse la pared de una balsa de lodo cercana a otra de áridos, en la que estaba trabajando con una retroexcavadora de 30 toneladas,

En la pedanía murciana de Alquerías, otro trabajador de 42 años perdió la vida en una empresa de alimentación ubicada en el Camino del Reguerón. Según los testimonios recogidos el trabajador se desvaneció y cayó desde una altura aproximada de dos metros.

Un trabajador de 43 años, falleció en la empresa de ajos Proaco ubicada en la A-342, en la zona de Huertas Bajas, en el término de Cabra, al quedar atrapado por volcar una carretilla. Al día siguiente, sus compañeros realizaron una concentración de duelo a las puertas de la empresa, cuya dirección comunicó su profundo «pesar y tristeza» por el fatal suceso, además de trasladar sus condolencias a sus familiares y compañeros.

Dos trabajadores quedaron heridos en El Burgo de Osma (Soria) mientras trabajaban en la construcción de un supermercado. Los dos operarios habrían caído al suelo desde varios metros de altura al fallar, según se sospecha, el brazo telescópico de la grúa con la que estaban trabajando.

Todo parece indicar que se han relajado las medidas de prevención y seguridad en el trabajo, ante la urgencia de retomar la actividad económica. El año pasado, 780 personas murieron en accidente laboral, a pesar del parón económico debido a la pandemia. Los sindicatos, como, UGT, reclaman al Gobierno un plan de choque contra la siniestralidad laboral, además de que la seguridad y prevención en el empleo se convierta en una prioridad para el Ejecutivo.

Es necesario, que la ley de prevención se cumpla rigurosamente en todas las empresas y que la Inspección de Trabajo refuerza su labor de vigilancia y control, y llegado el caso, su papel sancionador, en unas relaciones laborales macadas por la precariedad en la contratación, las largas jornadas, los bajos salarios y los ritmos cada vez más fenéticos de producción.

La defensa de la vida en el trabajo

La defensa de la vida en el trabajo es también una prioridad para la Iglesia, como dejó bien claro la Conferencia Episcopal en su “Nota sobre la defensa y promoción de la vida en el trabajo” (7 de abril 2000): “Todos los cristianos debemos implicarnos en la defensa de la vida en el trabajo, porque el compromiso al servicio de la vida obliga a todos y cada uno. Es una responsabilidad propiamente eclesial que exige la acción concertada y generosa de todos los miembros y de todas las estructuras de la comunidad cristiana”.

Los accidentes de trabajo no son producto de la fatalidad, sino de una trágica concatenación de circunstancias, entre las que tiene un peso muy importante la organización del propio trabajo, cuya principal responsabilidad recae en el empresariado. Por eso, el director del departamento de Pastoral del Trabajo de la Conferencia Episcopal Española, Antonio Javier Aranda, considera que “es necesario actuar en el conjunto de las condiciones de trabajo para que este se convierta en un entorno seguro que salvaguarde la salud y la vida de las personas”.

De ahí su llamamiento a “redoblar esfuerzos para visibilizar esta situación y lograr que la sociedad reaccione” y seguir reforzando los esfuerzos que están llevando a cabo en distintas diócesis, donde “se está acompañando a las víctimas y sus familias, se están realizando gestos públicos que hacen visible en nuestras calles y ciudades este drama. Todo esto es necesario para que la sociedad tome conciencia y afronte esta dramática situación que hace que todos los días tengamos que lamentar la muerte de dos personas en accidente de trabajo”.

 

One thought on “Ante la muerte en un solo día de cuatro trabajadores: Urge reforzar la defensa de la vida en el trabajo

Comments are closed.