El acuerdo de pensiones, en fase final

El acuerdo de pensiones, en fase final
Los secretarios generales de Comisiones Obreras, Unai Sordo, y de UGT, Pepe Álvarez, han anunciado este miércoles que el acuerdo en materia de pensiones con el Gobierno y las patronales CEOE y Cepyme está “muy ultimado”. Según indican, va a suponer derogar el factor de sostenibilidad y el índice de revalorización de las pensiones, principales elementos de las reformas realizadas en 2013 por el Gobierno de Mariano Rajoy.

“Estamos cerca del acuerdo y conllevaría la derogación de la revalorización de las pensiones de Mariano Rajoy y el factor de sostenibilidad, dos índices pensados para reducir las pensiones del futuro”, ha explicado Sordo. Por su parte, Álvarez ha señalado que esta primera parte de la reforma de pensiones que las organizaciones sociales esperan cerrar la próxima semana, previsiblemente el lunes, implicaría “conseguir” una “vuelta al año 2011” y, a partir de ahí “sentar las bases de un nuevo acuerdo, con toda seguridad será más difícil pues supone abordar temas más complejos, de reequilibrio de las cuentas de la Seguridad Social”, según declaraciones recogidas en Europa Press.

Estas medidas “a medio y largo plazo” de la segunda fase de la reforma, ha abundado Sordo, estarían enfocadas a “mejorar la estructura de ingresos”, ante un aumento de gasto en pensiones de 3 ó 4 puntos de PIB, con el fin de que las pensiones se financien “preferentemente con cotizaciones, pero no solo con cotizaciones”, con la necesidad de transferencias vía Presupuestos Generales del Estado. No así el fondo para impulsar los planes complementarios: “No está dentro del perímetro de las cosas que estamos negociando”, ha dicho el líder de CC.OO.

Sordo ha explicado que el acuerdo servirá para aclarar qué se financia y qué no con las cotizaciones, medidas para la futura reforma del régimen especial de los autónomos, y “habrá otras cuestiones que no estén recogidas”, ha dicho, como el “destope” de las bases máximas. Todo ello, ha dicho para engrosar la financiación del sistema con recursos por valor del 2% de PIB, unos 20.000 millones de euros.

El incremento de gasto hasta 2048 –“luego empezará a caer”, ha dicho– será de más del 3%, pero la idea, ha apostillado, es “que cale para la población que mantener el sistema público va a depender de la voluntad política y de los recursos que se ponen encima de la mesa”, ya que “no hay una maldición bíblica”, ha ironizado, que condene a recortar las pensiones.

Anuncio de movilizaciones para que se suba el SMI

Por otro lado, han advertido de que, si no hay subida del salario mínimo interprofesional (SMI), se convocarán movilizaciones contra el Gobierno: “Hablando en plata, no vamos a soltar pieza”, ha dicho Sordo, que cree que “no sería comprensible otro escenario” tras “utilizar la excusa” de que “convenía ‘congelar’ el SMI” por “la incertidumbre en plena crisis pandémica”. Por su parte, Álvarez ha mostrado su confianza de que llegará esta subida, incluso por “las propias declaraciones del presidente” Pedro Sánchez, y ha señalado que países del “entorno europeo más próximo lo han subido”.

Por otro lado, ha señalado que “con una consulta” a los agentes sociales “sería suficiente” y que “sería bueno que el Ejecutivo empiece a cumplir” su promesa del programa de Gobierno para elevar el SMI hasta el 60% del salario medio.

Priorizar la negociación de la reforma laboral

Respecto a la reforma laboral, el secretario general de UGT ha lamentado estar “en una situación casi similar” al del inicio de la legislatura, y ha pedido acometer las negociaciones con el Ministerio de Trabajo y patronales “de forma inmediata” para “cerrar la negociación del mercado laboral”. “Es prioridad que en julio poder sentar las bases para que esto es así”.

Por su parte, Sordo ha señalado que este acuerdo debe pasar por garantizar que la contratación indefinida “sea la habitual y ordinaria”, por “restricciones a los despidos”, y “fórmulas de flexibilidad interna, alternativas a los despidos para abordar problemas de demanda o transición del empleo cuando hay cambios en los modelos de producción”. En este sentido, el secretario general de CCOO ha señalado cómo durante la crisis se ha apostado por “una intervención importante en el modelo laboral”, cuando en España se ha optado “por la vía de los despidos”.