Lluvia fina

Lluvia fina
Ocurrió a finales de mayo de 2019, en uno de los múltiples actos de presentación del libro No os dejéis robar la dignidad, que reunió, convocados por la HOAC, a dirigentes sindicales y responsables de la Iglesia para conversar sobre el papa Francisco, la clave del trabajo y, además, tender puentes entre mundo del trabajo e Iglesia.

Le preguntaron sobre el reflejo en la Iglesia española del impulso que Francisco había dado, y sigue dando, al trabajo en su labor pastoral. Antonio Algora, nuestro obispo de la Pastoral Obrera, resaltó su dinamismo, el protagonismo de las trabajadoras y los trabajadores cristianos en esa «nueva forma de ser y de vivir en el mundo del trabajo» y que el pensamiento social de Francisco iba calando como «lluvia fina en una iglesia como la nuestra, muy poliédrica».

Desde entonces, esa lluvia fina que va calando completamente casi sin darse uno cuenta, ha sido persistente, como el recorrido del magisterio de Francisco y su relación con el trabajo, que ha insistido en que nos hagamos cargo de quienes no lo tienen; acompañando a los trabajadores más humildes y excluidos y reclamando para ellos, en los momentos más duros de la pandemia, un salario universal mientras no pueden ganarse el pan (Carta a los movimientos populares del mundo, 12.04.2020); además de proteger la dignidad que otorga porque «no existe peor pobreza que aquella que priva del trabajo y de la dignidad del trabajo», siendo el gran tema que debe atender la buena política para cuidar y construir un planeta que asegure tierra, techo y trabajo para todos, como incorpora en el magisterio social de la Iglesia con la encíclica Fratelli tutti (3.10.2020. FT 127; 162).

Contenido exclusivo para personas o entidades suscritas. Para seguir leyendo introduce tus datos o suscríbete aquí. Si no los recuerdas, haz clic aquí