Fraternité

Fraternité
Imagen I Krists Luhaers (unsplash)

Tres expertos delante del frontispicio de un ayuntamiento de una ciudad de Francia. Se lee «Liberté, egalité». El resto está borrado. Es el futuro.

1 –Libertad, igualdad y…

Silencio.

3 –¿Y…?
1 –Y algo más, pero no sé el qué. En eso estamos.
2 –Asombroso, la piedra guardó de las inclemencias del tiempo las dos primeras palabras. El resto está borrado.
3 –Igual fue la mano del hombre quien borró lo queno vemos.
1 –¿Era una palabra? ¿Una sola? ¿Cómo lo sabemos? ¿Había, quizás, un dibujo? ¿Una inscripción?
2 –No, estoy casi seguro de que era otra palabra.
1 –Es posible. Una rima ternaria: libertad, igualdad y…. «sociabilidad», por ejemplo.
2 –Posible y probable. Tres palabras. Como las tres patas que aguantan una mesa. Cada palabra, una idea que sostiene un proyecto político. Verdad, Justicia y Belleza eran las tres que ayudaban a ver el mundo en la época de Platón.
1 –La mesa era la república francesa.
3 –Pues con dos patas, la mesa se cae. Me encanta hablar de muebles, pero…
2 –Un acuerdo rítmico entre ciudadanos. Li-ber-tad, i-gual-dad. Este es un patrón rítmico: da-da-dám, da-da-dám, nos falta un da-da-dám…

Contenido exclusivo para personas o entidades suscritas. Para seguir leyendo introduce tus datos o suscríbete aquí. Si no los recuerdas, haz clic aquí

 

También puedes leer —  Pasar haciendo el bien
Abrir chat
¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?