Que Canarias deje de ser “tumba y cárcel” para las personas migrantes

Que Canarias deje de ser “tumba y cárcel” para las personas migrantes
Foto | Vía @Caravana_AF
Más de 350 activistas por los derechos humanos de los migrantes, reunidos en la sexta edición de la Caravana Abriendo Fronteras 2021, que ha tenido lugar en las Islas Canarias, han exigido que el archipiélago deje de ser “tumba y cárcel” para las personas migrantes.

Así se desprende de las conclusiones de la Caravana Abriendo Fronteras que, en esta ocasión, se ha celebrado en las islas, ante la “reactivación de la mortífera ruta Canaria, la militarización de las islas como zona fronteriza y las condiciones de detención, hacinamiento y bloqueo”, según indican en un comunicado recogido por Europa Press.

La Caravana Abriendo Fronteras 2021 ha centrado gran parte de sus denuncias en las políticas migratorias amparadas en el nuevo Pacto Europeo sobre Migración y Asilo “que legitiman la vulneración de los derechos humanos, el racismo institucional y la violencia policial”.

Del mismo modo, las acciones que se han llevado a cabo han señalado a otros agentes como a los medios de comunicación que “desde una lógica parcial” han fomentado el relato de la “avalancha migratoria” avivando “el racismo” en un momento de “especial vulnerabilidad”.

Los miembros de la Caravana, entre los que se encontraban 11 personas procedentes de la zona sur, Andalucía y Extremadura, han realizado diversas manifestaciones, acciones y encuentros de reflexión para denunciar también el foco de las políticas migratorias en el retorno, las deportaciones, la externalización de las fronteras y la firma de acuerdos de readmisión por terceros países.

Estas herramientas básicas del control fronterizo, según denuncian, se priorizan por delante de los derechos humanos y de la acogida digna.

El recorrido que la Caravana ha realizado por los puntos más calientes en materia de inmigración en las islas, como los campamentos de contención, los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) o la Agencia de la Guardia de Fronteras y Costas (FRONTEX), ha provocado en los activistas un grito claro sobre el cual, a su juicio, se deberían de construir todas las políticas migratorias: “Ningún ser humano es ilegal”.

Lo que ocurre aquí es falta de amor

Además, a lo largo de la celebración de la Caravana, las personas participantes han podido escuchar las historias de quienes se vieron forzadas a migrar de sus lugares de origen una de las cuales expresó sus sentimientos asegurando que “lo que ocurre aquí no es falta de recursos, es falta de amor”.

También han recordado los actos de solidaridad, los de varios colectivos canarios que llevan meses arropando a las personas migrantes, los de las personas que a título individual decidieron abrirles sus casas y especialmente los de otras migrantes que acogen a sus semejantes al igual que hace años otros lo hicieron con ellas.

Durante la Caravana se colocó una sábana blanca, llamada ‘sábana de la memoria’ e iniciada por la artista italiana Daniela Gioda, en la que cada día aparecían bordados con hilo rojo nuevos nombres de personas que han perdido la vida al intentar cruzar las fronteras. Mantener viva la memoria de las personas que perdieron la vida durante los procesos migratorios ha sido otra de las reivindicaciones de la Caravana 2021.

Asimismo, han reclamado que se identifique a las víctimas, que se les de una sepultura digna y se repatríen sus cuerpos, que se conozcan sus nombres y la historia que les empujó a migrar.

Los activistas han conocido la historia de una mujer canaria que cada semana lleva flores siempre vivas a la tumba de las 15 personas migrantes enterradas en el cementerio de Agüimes sin ser identificadas. Además, la Caravana dejó a las puertas del cementerio un cartel en el que se puede leer: “No conocemos vuestros nombres, pero os llevamos en la memoria”.