Las carencias del sistema de atención a la Dependencia

Las carencias del sistema de atención a la Dependencia
El sector de la Dependencia se encuentra en un momento convulso. Tras los recortes que aplicaron las Administraciones Públicas durante la crisis económica, la actual situación de pandemia de la COVID-19 ha puesto de manifiesto la debilidad del sistema de atención a la Dependencia y ha sacado a la luz con toda su crudeza las carencias del mismo.

Entre ellas, unas ratios insuficientes y unas condiciones laborales muy precarias, que han potenciado el éxodo de las trabajadoras, en especial de las residencias de tercera edad al sistema público de salud de cada una de las autonomías.

Los recortes aplicados durante estos últimos años y la falta de una financiación adecuada han dejado al sistema con una debilidad que hace inviable una atención de calidad a las personas mayores, propiciando que la Dependencia se vaya configurando como un sector de paso para las trabajadoras y los trabajadores.

La falta de recursos ha impedido el desarrollo de la negociación colectiva y la falta de voluntad, tanto de las organizaciones empresariales, como de las administraciones públicas, han dificultado el desarrollo de un modelo de atención profesional. La manifiesta e injustificable infrafinanciación por parte de las Administraciones Públicas (especialmente por la Administración Central, tras los recortes impuestos por el Gobierno del PP en 2012), unida a la falta de voluntad negociadora de las asociaciones empresariales del sector y a la connivencia de estas con tal situación, repercuten directamente tanto en el bloqueo de la negociación del convenio colectivo como en el deficiente desarrollo del sector.

Contenido exclusivo para personas o entidades suscritas. Para seguir leyendo introduce tus datos o suscríbete aquí. Si no los recuerdas, haz clic aquí

 

Abrir chat
¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?