Iglesia plantada en medio de la vida obrera

Iglesia plantada en medio de la vida obrera
Foto | Susana Castrillejo
Ha concluido la celebración de los primeros 75 años de la HOAC, como no podía ser de otra forma, con la Eucaristía en la Basílica de La Milagrosa, precisamente donde nació este movimiento apostólico de Acción Católica.

Se han convocado un sinfín de actos de todo tipo en las diócesis, algunas a través de internet, otras de modo presencial, pero siempre mirando el pasado con agradecimiento y confiados en el futuro, porque, como decía Fernando Díaz Abajo en la Eucaristía de apertura de este tiempo tan especial, en la parroquia de las Angustias de Madrid: «La fuerza del Espíritu sigue animando nuestra fe y nuestra vida».

Un año después, La Milagrosa, en cuyas instalaciones, además, se desarrolló, ese fin de semana del 5 al 6 de noviembre, por primera vez de modo presencial desde que empezó la pandemia de la COVID-19, la Comisión General de la HOAC, acogió la Eucaristía de clausura.

Contenido exclusivo para personas o entidades suscritas. Para seguir leyendo introduce tus datos o suscríbete aquí. Si no los recuerdas, haz clic aquí

También puedes leer —  #Haciala14. Avanzando agradecidos en la vida y misión de la HOAC
Abrir chat
¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?