Respeto, acogida y protección social para las personas migrantes

Respeto, acogida y protección social para las personas migrantes
Distintas convocatorias, declaraciones e informes confluyen en la convocatoria del Día Internacional de Migrante, que se celebra hoy 18 de diciembre, para denunciar el sufrimiento de las personas migrantes.

¡Migrar es un derecho, igual que trabajar! ¡Regularización YA!, ningún ser humano es ilegal

En Valencia, se realiza la XIII Marcha por el cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) que comienza a las 18h desde la plaza del Ayuntamiento y finaliza en Delegación de Gobierno. Una convocatoria en la que participan las trabajadoras y los trabajadores cristianos de la HOAC diocesana, movimiento integrante de la Campaña CIE NO, para recordar “que las migraciones son resultado de los profundos y crecientes desajustes económicos, sociales, políticos y medioambientales, causados por las intervenciones, el expolio y el saqueo por parte del Norte global a los países del Sur”. Las personas migrantes son seres humanos dignos de derechos, “incluidos entre ellos: el derecho a trabajar, el derecho a una vida digna, el derecho a la no discriminación, el derecho de libre circulación y el derecho a la justicia”.

En este sentido, la marcha expresa el rechazo a las actuaciones de la agencia europea Frontex que, en la práctica, es una condena “a muerte a las personas migrantes y refugiadas”; al nuevo pacto sobre migración y asilo de la UE que “criminaliza la migración y obvia los tratados internacionales ratificados por los Estados y sus obligaciones de respetar, proteger y garantizar los derechos humanos”. Y exige la derogación de la ley de extranjería “y se implementen políticas migratorias bajo las cuales los derechos humanos y la dignidad de las personas migrantes sean respetadas”; el cierre de todos los CIE; la regularización de las personas que están en situación administrativa irregular y la la aprobación del convenio 189 de la OIT, por el cual las mujeres empleadas de hogar y los cuidados puedan obtener los mismos derechos que cualquier otro trabajador o trabajadora, entre otras reivindicaciones recogidas en su manifiesto, al que ha tenido acceso Noticias Obreras.

Sostener la mirada profética sobre las devoluciones sumarias

Por su parte, la Red Migrantes con Derechos –promovida por Cáritas Española, Justicia y Paz,  la CONFER y la Subcomisión Episcopal para las Migraciones y Movilidad Humana de la Conferencia Episcopal– se une a esta jornada volviendo a poner el foco de atención en el potencial de la movilidad humana y presenta el documento: Sostener la mirada profética sobre las devoluciones sumarias, que hace un recorrido histórico y ofrece una mirada amplia sobre esta situación y pone en valor la presencia de instituciones de la Iglesia católica que acompañan, sirven y defienden a personas migrantes y refugiadas en ambos lados de la frontera hispano-marroquí en el Norte de África.

La Red centra su incidencia política en la derogación de la disposición adicional décima de la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social, añadida a dicha ley a través de la disposición final primera de la Ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo, de protección de la seguridad ciudadana. La norma daba cobertura legal a las devoluciones sumarias que practicaba la Guardia Civil en las fronteras terrestres de Ceuta y Melilla, creando una figura denominada rechazo en frontera, según recoge la agencia IVICON.

La Mesa por la Hospitalidad de la Archidiócesis de Madrid afirma también que “con las personas que han conseguido asentarse entre nosotros, tenemos que ser exquisitos en el cuidado de sus derecho0”, por lo que apuesta por “terminar los irracionales limbos jurídicos que obligan a las personas desplazadas a no poder trabajar en condiciones dignas y tener que ser subsidiados de una u otra manera para poder sobrevivir”.

Entre otras propuestas y reivindicaciones propone “itinerarios reglados, respetuosos con el derecho a emigrar, y que garanticen que los desplazamientos no tengan consecuencias trágicas como la que el Papa Francisco ha llamado en Lesbos “el cementerio del Mare mortuum”, o la acontecida en Chiapas (Méjico)”.

También puedes leer —  El sindicalismo mundial denuncia el escaso compromiso de los Gobiernos en la protección social de los trabajadores migrantes

Los trabajadores cristianos invitan a construir puentes con las personas migrantes

El Movimiento Mundial de Trabajadores Cristianos (MMTC) anima a construir puentes en vez de muros con las personas migrantes y recuerda las palabras del papa Francisco en las que aboga por convertir las fronteras en lugares de encuentro privilegiados, “donde el milagro de un nosotros creciendo puede florecer”. En este sentido, recuerda que la historia de la humanidad es una historia de migración, de encuentros y de mestizaje. Este movimiento, al que pertenece la HOAC, subraya que “actuar por y sobre todo con los migrantes también significa actuar por los derechos de todos los trabajadores”, informa Celia Naharro.

Paro, pobreza y inclusión social

UGT destaca que la motivación principal para venir a España es a trabajar y que la población de nacionalidad extranjera “tiene mayores tasas de paro y pobreza”. El sindicato advierte de que, con independencia de la nacionalidad, España fue el cuarto Estado de la Unión Europea con la tasa más alta de riesgo de pobreza y exclusión social en el año 2020, y que el gasto en inclusión social de nuestro país en el año 2019 fue de 61,8 euros por habitante, muy por debajo de la media europea de 195 euros.

CCOO ha denunciado “la utilización mezquina de personas necesitadas de protección o en el marco de procesos migratorios por parte de países que no respetan los Derechos Humanos”, pero también la “actuación dislocada” de la Comisión UE  por plantearse “suspender” las garantías del derecho de asilo excepcionalmente durante 6 meses para permitir a Polonia y Lituania “gestionar” la crisis en sus fronteras.

Este sindicato considera que la respuesta para desactivar futuras actuaciones similares es “reforzar” los valores consagrados en el artículo 2 del Tratado de la Unión, “protegiendo a las personas que huyen y cumpliendo con la normativa internacional y de la UE, demostrando que la UE es mucho más que unas bonitas declaraciones”.

Acoger, proteger, promover e integrar juntos

En la presentación de la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado, del pasado mes de septiembre, José Cobo, obispo auxiliar de Madrid y responsable de Migraciones de la Conferencia Episcopal Española (CEE), recordaba que “todos dependemos de todos” y que el pueblo de Dios debe “recoge el eco de Fratelli tutti donde el Papa nos pone un objetivo de caminar como humanidad, que no es uniformidad sino reconocer nuestra diversidad para vivir como hermanos y hermanas” y construir en un nosotros más amplio.

En este caminar, el obispo pide tres esfuerzos para afrontar esta realidad de sufrimiento humano. De forma personal, para cambiar la mirada para “mirar con ojos nuevos la migración” y así preguntarnos como afrontar esta realidad social “desde el sueño de dios y la dignidad humana”. A las comunidades cristianas, a las que les ha agradecido los esfuerzos que realizan, para afrontar los retos que tenemos por delante, llamados a acoger, proteger, promover e integrar juntos “respondiendo como sociedad y como Iglesia”. En esta perspectiva ha invitado a desarrollar la pastoral de migraciones como una tarea concreta. Y, por último, a toda la sociedad: aquí la Iglesia contempla la migración “nos da soluciones para el futuro”. La Iglesia es parte de este nosotros, “queremos trabajar con la sociedad civil, con el Estado… para construir un nosotros con mayúsculas”.

 

Abrir chat
¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?