El sabor del sínodo

El sabor del sínodo
Foto | Vatican News
Es muy difícil expresar una experiencia tan intensa como la vivida durante todo un mes en la primera parte de la XVI Asamblea del Sínodo. Se acumulan multitud de sensaciones y vivencias que desprenden un aroma de esperanza.

Aún permanece, imborrable, la vivencia experimentada ante un nuevo Pentecostés que quiere abrirse paso pese al temor y la innecesaria sospecha, por parte de algunos, quizás más preocupados ante la posible pérdida de privilegios y un poder verdaderamente alejados de las llamadas del Espíritu Santo y expresadas en las Bienaventuranzas.

Emociona rememorar las intensas jornadas de trabajo donde se tenía una clara conciencia de ser miembro vivo y activo del Pueblo de Dios. Un caminar juntos hacia los horizontes del Reino, buscando respuestas ante una Iglesia que reclama comunión y para un mundo maltratado y herido que demanda fraternidad.

Contenido exclusivo para personas o entidades suscritas. Para seguir leyendo introduce tus datos o suscríbete aquí. Si no los recuerdas, haz clic aquí

 

También puedes leer —  Presentación del libro “Caminar juntas y juntos. Soñar la Iglesia, vivir la misión” en Madrid
¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?