La HOAC fortalece la vida comunitaria y su compromiso con la Iglesia y el mundo del trabajo durante sus visitas a diócesis

La HOAC fortalece la vida comunitaria y su compromiso con la Iglesia y el mundo del trabajo durante sus visitas a diócesis
FOTO | Reunión de responsables diocesanos y generales de la HOAC con el obispo de Mondoñedo-Ferrol, Fernando García Cadiñanos
Los obispos de las diócesis de Coria-Cáceres, Cádiz-Ceuta, Huelva, Getafe, Tui-Vigo y Mondoñedo-Ferrol, coinciden en destacar la importancia de la HOAC en la lucha por la dignidad del trabajo y el trabajo decente

En la semana del 15 al 19 de enero, la Comisión Permanente de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) ha llevado a cabo una serie de visitas a las diócesis de Coria-Cáceres, Getafe, Cádiz-Ceuta, Huelva, Tui-Vigo y Mondoñedo-Ferrol. Estos encuentros permiten fortalecer la vida comunitaria, la cercanía y la comunión con los equipos de militantes, las comisiones diocesanas y los obispos, con los que se mantiene un diálogo acompañados de responsables diocesanos. 

Además, se profundiza en la tarea evangelizadora –misión y compromiso de la HOAC– en la que destaca la iniciación al movimiento y la campaña “La defensa de la dignidad del trabajo y el trabajo digno desde la perspectiva del bien común” cuyo lema para el bienio 2023-2025 es “Cuidar el Trabajo, Cuidar la vida”; se conocen las realidades sociolaborales y eclesiales, particularmente el momento de la Acción Católica, de la pastoral del trabajo y de la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente.

Vida, bienes y acción

Maru Megina, presidenta general de este movimiento especializado de la Acción Católica Española, visitó la diócesis de Coria-Cáceres y la de Getafe. Al relatar su experiencia, destaca la riqueza de la vida comunitaria, donde los militantes comparten vida, bienes y acción. La acogida refleja el compromiso y la fidelidad de la militancia, convirtiendo la visita en una prioridad. El diálogo reveló similitudes y diferencias, pero sobre todo, la fidelidad de la militancia hoacista como una prioridad en todo su ser persona.

“La acogida siempre es impresionante. Se generan unos lazos muy fuertes y es muy enternecedor comprobar cómo en el diálogo sientes que nos conocemos de toda la vida; sus realidades son muy parecidas y a la vez muy diferentes porque el esfuerzo por hacer otro mundo posible y ser iglesia en misión es muy parecido. Y destacaría la fidelidad de la militancia hoacista, lo que conlleva extenderla a Jesucristo, al mundo obrero y a la Iglesia. Tienen claro que la HOAC es una prioridad en sus vidas”, subraya Megina.

La presidenta general de este movimiento de trabajadoras y trabajadores cristianos, destaca la importancia de la vida comunitaria como seña de identidad de la HOAC. “Es una alegría que te comuniquen esta experiencia a pesar de vivir también dificultades. Los militantes están pendientes de las vidas del resto de sus miembros y se cuidan unos a otros”.

Respecto a las reuniones con los obispos Ginés García Beltrán y Jesús Pulido Arriero, Megina resalta la voluntad de diálogo y escucha compartida. Asimismo “valoran la aportación de la HOAC en la vida diocesana, la presencia en barrios y en las organizaciones que luchan por hacer posible una vida más digna para el mundo obrero”.

El consiliario general ha acompañado esta visita realizado conexiones por internet, — al no poder estar presente presencialmente–, animando el trabajo y dando gracias por el testimonio de vida de la militancia, aprovechando también para enviar un saludo afectuoso a ambos obispos.

Evangelizar y acompañar el mundo del trabajo

Pili Gallego y Marimar González, responsable de Difusión y de Compromiso, respectivamente, visitaron conjuntamente las diócesis de Cádiz-Ceuta y la de Huelva. 

Ambas destacan la vida comunitaria de la militancia y su compromiso en sindicatos, movimientos vecinales y en la Iglesia diocesana. Aunque la situación presenta desafíos como la edad avanzada y la enfermedad, la militancia gaditana, sostenida por la fe, se mantiene con ánimo y disposición a nuevos retos, cuidando el trabajo y la vida. 

“Se han encontrado con la HOAC y eso ha dado sentido y acrecentado la triple comunión de vida, bienes y acción”, subraya Gallego. En ese mismo sentido, González subraya la esperanza y la ilusión de la militancia para evangelizar y acompañar el mundo del trabajo. “La labor en Cádiz ha sido fundamental y un ejemplo para todo el movimiento”, destaca, refiriéndose al compromiso y la perseverancia de la militancia en el mundo del trabajo. “Se encuentran en un momento de discernimiento sobre cómo seguir trabajando en esa realidad pero se mantienen sostenidos por su fe y seguros de que la HOAC ha calado en sus vidas”.

También puedes leer —  Diálogos para el compromiso militante

La visita en Huelva, por otro lado, presenta una militancia animada y dispuesta a desarrollar los nuevos retos planteados en la última asamblea general. “Es una alegría contemplar cómo hacen realidad en su diócesis la planificación aprobada por todo el movimiento y cómo se acompañan para crear alianzas con otras entidades sociales y eclesiales”, enfatiza la responsable de Compromiso.

Las dos responsables generales que han visitado estas dos diócesis andaluzas coinciden en la cordialidad del obispo de Cádiz, Rafael Zornoza Boy, con quien se mantuvo un diálogo sobre la XIV Asamblea General de la HOAC, la situación de la pastoral obrera, la Acción Católica y “se puso de relieve la importancia del trabajo conjunto, para situarnos en la  realidad del trabajo”. 

Con el obispo de Huelva, Santiago Gómez Sierra, se mantuvo un diálogo sobre la misión de la HOAC y la concreción del plan de trabajo en la diócesis. En el que se coincidió seguir colaborando “en la lucha por la dignidad del trabajo y la importancia de una delegación de pastoral del trabajo en la diócesis”.

Extender, iniciar y perseverar en la misión

Gema Martín, responsable de Organización, y Germán Gavín, responsable de Formación,  visitaron las diócesis de Tui-Vigo y de Mondoñedo-Ferrol. Martín apunta del encuentro en la primera diócesis su percepción de los militantes sobre la importancia del movimiento en sus vidas, a pesar de ser pocos y mayores. Como sus compañeras de visita en otras diócesis, pone en valor la acogida cálida y el amor a la HOAC, evidenciando el fuerte sentido de familia en la organización.

“Han mostrado lo importante que es para ellos que la comisión permanente se haga presente en la diócesis”, enfatiza Martín.

El obispo de Tui-Vigo, Luis Quinteiro Fiuza, valoró la necesidad de la militancia hoacista y les animó a seguir intentando hacer extensión e iniciación al movimiento. Por su parte, el obispo de Mondoñedo-Ferrol, Fernando García Cadiñanos, les animó a perseverar “en los tiempos que corren, es muy importante”. En ambos casos señalan “la importancia de la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente y del compromiso de la militancia hoacista en esta iniciativa”, según comenta la responsable general de Organización y Vida Comunitaria.

En todas las diócesis visitadas, los equipos de militantes y las comisiones diocesanas han puesto de relieve este tiempo cercano y entregado, en el que se refuerzan los lazos que unen a la militancia hoacista como una gran familia de trabajadoras y trabajadores cristianos, para cuidar e impulsar los distintos compromisos en el mundo del trabajo y en la Iglesia local.

En este sentido, los obispos han mostrado su aprecio por la HOAC y su aportación a la vida diocesana, reconociendo la importancia y la necesidad de apoyo mutuo en la lucha por la dignidad del mundo del trabajo, una misión en la que este movimiento de trabajadoras y trabajadores continúa tejiendo vínculos de fraternidad, particularmente entre las personas que peor lo están pasando por sus condiciones laborales.

 

¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?