Indonesia, India y Ucrania, derechos laborales pisoteados

Indonesia, India y Ucrania, derechos laborales pisoteados

Indonesia | Coca-Cola atropella los derechos laborales

Coca-Cola Indonesia se ha negado sistemáticamente a negociar nada con los sindicatos independientes (incluso ahora no ha querido negociar las condiciones de seguridad en los puestos de trabajo con motivo de la COVID-19) y ha hecho lo imposible para acabar con los líderes sindicales.

Ahora, según denuncia la Unión Internacional de Trabajadores de la alimentación (UITA), ha aprovechado el confinamiento con motivo de la pandemia para firmar en secreto un nuevo convenio colectivo con una supuesta estructura sindical nacional, creada hace décadas durante la dictadura militar de Suharto para acabar con los derechos de los trabajadores.

El «acuerdo», al que no pueden acceder los más de 6.000 trabajadores de Coca-Cola Indonesia, modifica las condiciones laborales y los derechos de los trabajadores. Del nuevo «convenio» los trabajadores solo conocen aquello de lo que ha querido informarles la empresa. Pero, eso sí, se les ha presionado individualmente para que firmen un documento en el que lo aceptan sin poder leerlo.

Esto va a suponer que la empresa suprimirá arbitrariamente derechos de los trabajadores, como ya ha comenzado a hacer. Eso son muchas de las grandes corporaciones empresariales: dictaduras que atropellan los derechos de los trabajadores.

India | Suspensión de leyes laborales

Los sindicatos de la India y el movimiento sindical internacional han pedido al Gobierno del país que cumpla con su obligación de respetar las normas internacionales del trabajo y que los estados que han suspendido las leyes laborales reviertan inmediatamente sus decisiones.

De hecho, con el pretexto de la COVID-19, varios estados de la India han suspendido las leyes laborales que protegen los derechos fundamentales en el trabajo, incluida la protección contra la violación de los derechos de libertad sindical y contra el trabajo forzado, con lo que exponen a los trabajadores a mayores abusos.

Junto a ello, al menos seis estados indios han aprobado leyes que extienden las horas de trabajo de 8 por día hasta las 12 horas, lo que permite a las empresas extender el turno diario de un trabajador de fábrica a 12 horas por día, seis días a la semana (72 horas).

Los sindicatos denuncian también que el Gobierno quiere aprovechar la situación, con el pretexto de medidas relacionadas con la pandemia, para aprobar una legislación laboral regresiva.

Ucrania | Ley antisindical

Los sindicatos del país y la federación sindical internacional IndustriALL han denunciado el proyecto del Gobierno de Ucrania de una nueva legislación laboral, también con el pretexto de la COVID-19, que es contraria a la propia Constitución de Ucrania y a los convenios fundamentales del trabajo de la OIT, particularmente los referidos a la libertad sindical, la protección del derecho a la sindicación y de negociación colectiva.

Los sindicatos denuncian que el Gobierno pone los intereses económicos por encima de los derechos de las personas y para ello socava los derechos laborales. La legislación que se pretende aprobar ataca gravemente la libertad sindical, al permitir solo dos sindicatos por empresa, limita el derecho de los trabajadores de las pequeñas empresas a formar un sindicato o afiliarse, plantea la creación de «comisiones de control» externas con poderes sobre los sindicatos, pone límites a la negociación colectiva, y elimina la obligación de las empresas de proporcionar en el plazo de una semana la información sobre la negociación colectiva que soliciten los sindicatos.