Autogestión en el supermercado

Autogestión en el supermercado
La ciudadanía ha aprendido hace tiempo a organizarse para, entre otras cosas, decidir sobre necesidades básicas. Buen ejemplo de ello son las cooperativas de consumo que proliferan por toda la geografía nacional y casi todo el mundo.

En el otro extremo del proceso, agricultores que proveen nuestros platos también se organizan con objetivos de soberanía alimentaria. En ambos extremos del proceso, producción y consumo, existen numerosas iniciativas interesantes. Pero, ¿qué ocurre en el espacio intermedio, la distribución, verdadera madre del cordero disfuncionador? Precisamente quienes controlan ese eslabón son quienes tienen la sartén por el mango. Imposible entrar aquí en detalle; en el informe «Lo que nuestra nevera esconde» (descargable gratis en varios idiomas en Kaidara) encontraran datos que pueden ilustrar, además de materiales para trabajar el asunto, puesto que es un material destinado a la educación.

Un supermercado cooperativo
rompe el esquema oferta-demanda,
quienes «compran», en realidad,
son copropietarias

Contenido exclusivo para personas o entidades suscritas. Para seguir leyendo introduce tus datos o suscríbete aquí. Si no los recuerdas, haz clic aquí