La Iglesia de Sevilla reclama atender la pobreza, la desigualdad y la falta de trabajo

La Iglesia de Sevilla reclama atender la pobreza, la desigualdad y la falta de trabajo
La iniciativa Acción conjunta contra el paro realiza un llamamiento, al conjunto de la sociedad, para ejercer la solidaridad con las miles de personas descartadas, que se concreta en “pensar y actuar en términos de comunidad” y en “luchar contra las causas estructurales de la pobreza, la desigualdad, la falta de trabajo, de tierra y de vivienda, la negación de los derechos sociales y laborales”, en clara referencia a la encíclica Fratelli tutti de Francisco.

En el reciente encuentro diocesano, convocado para realizar una lectura de la encíclica desde los empobrecidos, la iniciativa Acción conjunta contra el paro de la Iglesia de Sevilla ha señalado, en un comunicado, el continuo sufrimiento de trabajadores y familias obreras, “primero por la crisis financiera” y ahora “por la devastadora crisis sanitaria, económica y social” que provoca la pandemia. La resultante de ambas crisis es el descarte de cerca de cuatro millones de personas que quieren trabajar y no pueden y alrededor de seis millones de trabajadoras y de trabajadores con salarios por debajo del mínimo interprofesional. A está situación dramática, se le une la incertidumbre que tienen más de setecientos mil trabajadores en situación de ERTE, una medida que está protegiendo el empleo y amortigua el cierre de empresas.

La centralidad de la persona, clave para la fraternidad

Esta realidad no pasa desapercibida a las entidades y parroquias de la iniciativa, Iglesia comprometida con la vida de las personas trabajadoras y “queriendo ser portadores de la buena noticia del Evangelio de Jesús, camino, verdad y vida, y en coherencia con nuestra misión” subrayan. En este sentido, alertados por esta situación “que tiende a hacerse crónica”, manifiestan su preocupación por las respuestas que puedan darse “sin tener en cuenta la prioridad de la persona”, las dificultades para que se pueda subir salario mínimo interprofesional o se deroguen las normativas laborales que han implantado un modelo basado en mayor precariedad y temporalidad en el empleo. Preocupa además “el deterioro de la protección social, que afecta especialmente a los más empobrecidos y excluidos de nuestra sociedad”.