Que el sentimiento no se rinda

Que el sentimiento no se rinda

Mujer, sonríe en tus adentros
aunque se nublen los días de sol.
Cuando la crisis muerda tus latidos,
levántate y revive los segundos
donde habitan tus sueños;
porque tú eres mujer que creces tras el llanto,
hermana donde encuentro fiel apoyo
y madre que reparte sus dones con mesura.

Contenido exclusivo para personas o entidades suscritas. Para seguir leyendo introduce tus datos o suscríbete aquí. Si no los recuerdas, haz clic aquí