El valor de lo pequeño

El valor de lo pequeño
Desde nuestra última Asamblea General, la HOAC estamos empeñados en promover un cambio de mentalidad en la sociedad y dar visibilidad y apoyo a iniciativas alternativas al modelo dominante, que también vayan avanzando a esta nueva mentalidad que pone a la persona en el centro.

Por desgracia, muchas veces pensamos que solo existen las «grandes iniciativas», y nos admiramos por esas acciones de gran calado que mueven a mucha gente, tienen relevancia social o revelan a personas con un nivel de entrega enorme. Y ese mirar nos deja parados pensando que no está en nuestras manos hacer nada.

Pero nada más lejos de la realidad, también las acciones pequeñas y cotidianas son testimonio de vida y nos van orientando en ese camino de construcción de humanidad en el que estamos embarcados. A veces solo necesitamos una mirada atenta para descubrir estas acciones que tenemos mucho más a mano de lo que pensamos.

Por ejemplo, una de las que más está a nuestro alcance es nuestra postura como consumidores y las decisiones de compra (o no compra) que de esta postura se deriven.

Desde siempre en la familia nos ha preocupado esta postura como consumidores, y poco a poco vamos intentando ganar terreno como «consumidores responsables», planteándonos nuestras necesidades y gastos y tomando desde ese análisis las decisiones de compra y consumo. Además de valorar qué necesitamos y qué no, hemos ido descubriendo el comercio de barrio, los grupos de consumo de productos de cercanía, las campañas de ropa limpia o renunciar a comprar a través de determinadas plataformas.

Contenido exclusivo para personas o entidades suscritas. Para seguir leyendo introduce tus datos o suscríbete aquí. Si no los recuerdas, haz clic aquí