Teresa García: “Es tiempo para la relación y el acompañamiento”

Teresa García: “Es tiempo para la relación y el acompañamiento”
A Teresa García, como responsable de Difusión de la Comisión Permanente de la HOAC, le ha tocado poner en marcha la digitalización de los medios de Ediciones HOAC, así como ampliar su catálogo en tiempos de pandemia.

¿Cómo valoras tu desempeño como responsable de difusión de la Comisión Permanente de la HOAC?

Bueno, la valoración de mi tarea integra diferentes aspectos de esta rica responsabilidad, en la que, como en todas nuestras responsabilidades, creo que tiene un cometido que no trasciende en su totalidad y que vamos descubriendo en la manera que nos vamos implicando y descubriendo esas facetas de las que nos sorprendemos y aprendemos….y en cierta medida nos asombramos ¿esto me toca a mí?

La responsabilidad de Difusión es una base imprescindible en nuestro caminar como movimiento

Mi valoración comienza en reconocer esta responsabilidad como una base imprescindible en nuestro caminar como movimiento. Reconocernos (hacer nuestros) como militantes hoacistas nuestros medios, haciendo visible nuestra militancia obrera cristiana.

La difusión me ha enamorado, y como enamorada, he procurado dedicarle la atención, el tiempo que necesitaba para reforzar y transmitir el amor que he sentido correspondido, en algunos momentos desbordado….cuánta vida hay en la HOAC!. Siendo sabedora de mis muchas limitaciones, valoro que esta responsabilidad me ha hecho redescubrir facetas de mi persona que estaban relegadas. Hay ámbitos en los que no he podido llegar a complementar y que, afortunadamente, el equipo de Publicaciones y la Comisión Permanente han reforzado y acompañado.

También en las diócesis ha habido una comunicación muy enriquecedora, una tarea que no se ha parado en la coordinación sino que ha llegado a ser una responsabilidad compartida y corresponsable.

¿Qué convicciones se han reforzado en ti y qué prejuicios se han caído en todo este tiempo?

Sobre todo el convencimiento de la gran la amplitud del espacio donde la difusión cobra relevancia, nuestros compromisos muestran una diversidad y al mismo tiempo una analogía que nos une como una gran familia y se muestra a la sociedad por medio de nuestras acciones… en nuestras acciones, y en la difusión que hacemos de ellas.

Uno de los hándicaps que arrastra la difusión, me parece, es la limitación que ponemos a nuestra tarea con el reparto de las publicaciones . Un reparto que en ocasiones adolece de coordinación y seguimiento de nuestros materiales. La riqueza de esta responsabilidad te hace abrirte a las demás personas, ampliar tu visión del círculo donde tienes tu compromiso y tu grupo de acción. Este es uno de los grandes prejuicios que tenemos adquiridos por dejarnos llevar en la inercia del tiempo justo “el poco tiempo” disponible…un tiempo para la relación, el acompañamiento o el simple contacto, algo que solemos hacer todos los días y en todos los ambientes.

La difusión es una inversión del tiempo precioso, que, según la definición del diccionario, quiere decir de mucho valor o de elevado coste… digno de estimación y aprecio. Tenemos que retomar estas convicciones, rechazar prejuicios adquiridos, anunciar la Buena Noticia y denunciar las situaciones de injusticia que hay a nuestro alrededor con los medios y recursos que el movimiento pone a nuestro servicio.

¿Qué opinión le merece el salto de la HOAC al mundo digital con la puesta en marcha del portal noticiasobreras.es y de hoac.es/tu?

La HOAC ha dado un salto de gigante en la actualización de nuestros medios que no coarta para nada lo que estamos haciendo hasta ahora. Con la puesta en marcha de las dos webs se ha puesto al día en el difícil status de la comunicación. Hay un gran trabajo de equipo detrás de estos dos portales y un esfuerzo común que se verá recompensado, a medio plazo, con la implicación de la inmensa mayoría de la militancia en la participación y potenciación de estos medios. Noticias Obreras está llamada a ser el portal de comunicación y participación destinada a llevar el mensaje del evangelio que Cristo nos dejó con su vida, mensaje del que Rovirosa fue visionario desde que empezó con El Boletín hace 73 años (1948)

Sin complicar ni interferir en el uso del ¡Tú! en las parroquias y con grupos más heterogéneos, la web del ¡Tú! es una herramienta de fácil acceso y uso…nos ayuda a interrelacionarnos a las y los militantes que no tenemos ni solemos utilizar las redes sociales de manera común, nos ayuda a conectar sin demasiada dificultad, actualizarnos, sentirnos parte, dentro de este recurso, un recurso que no tiene vuelta atrás y del que podemos servirnos para nuestra gran tarea de la difusión y extensión de la HOAC

Te ha tocado además relacionarte con los suscriptores y suscriptoras que hacen posible los canales de comunicación de la HOAC. ¿Cómo ha sido la experiencia?, ¿ves pasos hacia la formación de una comunidad de lectores y lectoras que no se conforma con recibir mensajes?

Ha sido una gran experiencia vivencial, sobre todo con las diócesis, donde hemos dialogado y compartido las dificultades que nos vamos encontrando. Esta vivencia me ha dado una medida del amor inmenso a la HOAC, un amor que en ocasiones, no se acaba de concretar en la acción difusora por falta de conocimientos y perspectivas de los recursos y los medios que el movimiento, la HOAC, pone a nuestro alcance.

Vamos caminando hacia una participación más activa donde está relacionada la lectura, la difusión, el testimonio…

Vamos caminando hacia una participación más activa donde está relacionada la lectura, la difusión, el testimonio…un trabajo que tenemos que cuidar con mimo, sin dejarlo enfriar, perdiendo los miedos al rechazo y la pasividad. Dejando que el Espíritu actúe. Rovirosa decía: Necesitamos testimonios de la HOAC en todos los terrenos. Principalmente en lo humano, y estos son nuestros militantes. (Obras completas, T. III, p.437)

En nuestra última Hoja Informativa de Rovirosa, damos unos sencillos rasgos que le configuran…“Yo no me he hecho jamás tarjetas de visita. Hoy no me haría tampoco tarjetas de visita, pero sí que sé el título que pondría debajo de mi nombre. Sería éste: Rovirosa. Entusiasta”.

¿Estás satisfecha con el grado de compromiso con las publicaciones de los y las integrantes de la HOAC?

Bueno, no podemos ni debemos satisfacer nuestro ego conformándonos con lo conseguido. Sabemos a ciencia cierta que nuestras publicaciones están muy bien valoradas fuera de nuestro entorno. También dentro de la HOAC pero no con la amplitud que nos gustaría.
Está claro que la sociedad del consumo rápido, cómodo y fácil nos envuelve, sin casi darnos cuenta, tenemos que hacer un gran esfuerzo por salir de ese círculo vicioso.

La militancia en la HOAC nos hace ser consecuentes con la comunidad. Las diócesis son generosas en esfuerzo y gratuidad, ahora (más que nunca) nos toca estar en continua revisión de fe y vida.

¿Qué papel, tras tu experiencia, juzgas que debe desempeñar la Comisión Permanente?

La Comisión Permanente está a disposición de la identidad y la misión de la HOAC, coordinando que el testimonio de la vida militante, de nuestras publicaciones sirvan para la extensión del Reino, velar el estilo de vida militante, que cada diócesis se sienta escuchada y valorada sin importar el número y la distancia, animar en las dificultades, potenciar la corresponsabilidad y la vida comunitaria.

Ser el órgano que dinamice las decisiones asamblearias que nos permitan continuar con la tarea encomendada… La tarea que la HOAC tiene delante es la de cambiar una mentalidad… ¡de arriba abajo! Y eso es tarea larga, dura, y paciente. Si miramos a donde vamos aún estamos lejos, pero si miramos de dónde venimos, también se ha hecho camino; mucho más del que yo me hubiera atrevido a soñar.

¿Cómo ha modificado la irrupción de la pandemia en tu tarea?, ¿qué lecciones extraes?

La pandemia nos ha removido a todas, nos ha hecho esforzarnos, estrujar la creatividad para no quedarnos paradas. Ha potenciado la búsqueda de otras alternativas, otros movimientos para una lucha común. Me parece que como cristianas y cristianos, militancia encarnada en el mundo obrero y del trabajo, nos ha dado un vuelco y hemos tenido que acercarnos a las realidades más sangrantes que han quedado al desnudo en su precariedad.

Nos ha hecho ser conscientes de las condiciones de injusticia y de la necesidad de un trabajo en común, tanto de entidades eclesiales como sociales y sindicales para reclamar una política que cuide y proteja a la ciudadanía, sobre todo aquella que se encuentra más desfavorecida.