Omella pide que Gobierno, sindicatos, empresarios e Iglesia “trabajemos unidos” para potenciar la formación profesional

Omella pide que Gobierno, sindicatos, empresarios e Iglesia “trabajemos unidos” para potenciar la formación profesional
En su discurso inaugural de la asamblea plenaria de los obispos españoles, el cardenal Omella ha hecho hincapié en las difíciles perspectivas de emancipación de los jóvenes provocada por el alto desempleo, la temporalidad laboral y los bajos salarios, “que les impiden el acceso a una vivienda, con unos precios desorbitados”.

“Qué necesario es para el futuro de nuestra juventud que los Ministerios de Educación y Trabajo, que las patronales de los empresarios, que los sindicatos, que las asociaciones educativas privadas y que la Iglesia con su multitud de instituciones educativas, trabajemos unidos y cooperemos activamente para potenciar la formación profesional. En este ámbito de la formación profesional, la Iglesia puede ofrecer su gran experiencia demostrada durante decenios formando profesionalmente a millares de jóvenes. Apartemos ideologías y caminemos juntos para hacer frente al reto del paro juvenil”, ha pedido el cardenal Omella, presidente de la Conferencia Episcopal, mostrando la disponibilidad de Iglesia a colaborar “más activamente con las instituciones políticas y civiles para hacer posible este necesario cambio que haga posible salir ‘mejor’ de la crisis que estamos padeciendo”.

La dureza de la crisis y la desigualdad

El cardenal ha hecho referencia a los” tiempos difíciles” que vivimos por el impacto de la pandemia que ha provocado una triple crisis: sanitaria, económica y social y que está afectado de manera desigual a “muchísimos” hermanos y hermanas nuestras que sufren “o van a sufrir en sus carnes la dureza de esta crisis”. En este sentido, también ha subrayado que “algunos apenas van a sentir los efectos de esta crisis, o que incluso van a salir beneficiados económicamente”.

En concreto, ha destacado la falta de vivienda en más de 40.000 personas —según datos de Cáritas/FOESSA— que carecen del “soporte clave para crear un proyecto de vida personal, familiar, social, relacional y de convivencia”; las situaciones de exclusión social, con 11 millones las personas en situación de exclusión social, de los cuales dos millones y medio de personas que están en situación de extrema vulnerabilidad. Y la imposibilidad de una vida digna de los jóvenes “que están perdiendo su entusiasmo ante los elevados índices de desempleo juvenil, la inestabilidad provocada por la falta de un contrato fijo y unos sueldos muy bajos que les impiden el acceso a una vivienda, con unos precios desorbitados… Todo ello les imposibilita su emancipación, así como asumir con normalidad compromisos de largo alcance y mirar el futuro con esperanza”.

También puedes leer —  La reforma de la FP recibe críticas sindicales por no garantizar la formación de la población trabajadora

Salir mejores de esta crisis

Para atender los distintos desafíos que plantea esta crisis en este cambio de época, Omella ha recordado las palabras de Francisco en su mensaje a la movimientos populares, a los trabajadores más humildes y sin derechos del mundo. El Papa propone enfrentar juntos los retos de esta crisis para salir mejores, necesitamos elegir el camino más difícil para buscar una alternativa a este sistema individualista y egoísta.

“Hoy en día tenemos que enfrentar juntos, siempre juntos, esta cuestión: ¿Cómo saldremos de esta crisis? ¿Mejores o peores? Queremos salir ciertamente mejores, pero para eso debemos romper las ataduras de lo fácil y la aceptación dócil de que no hay otra alternativa, de que ‘éste es el único sistema posible’, de que solo podemos refugiarnos en el ‘sálvese quien pueda” […] Elijamos el camino difícil, salgamos mejor”, emplazó Francisco.

La Iglesia, colaboradora activa

En este sentido, el presidente de la Conferencia Episcopal ha mostrado la disponibilidad y la experiencia de la Iglesia para colaborar “más activamente con las instituciones políticas y civiles para hacer posible este necesario cambio que haga posible salir “mejor” de la crisis que estamos padeciendo. En este punto, el cardenal ha hecho referencia a la importancia de atender los problemas de los jóvenes poniendo como ejemplo la necesidad de trabajar juntos y cooperar activamente Gobierno, patronales, sindicatos e Iglesia, que “puede ofrecer su gran experiencia demostrada durante decenios formando profesionalmente a millares de jóvenes” para potenciar la formación profesional y hacer frente al reto del paro juvenil.

 

Abrir chat
¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?